El Argentino anunció una temporada de emergencia

Edición Impresa

Tras la seria crisis financiera que se inició el año pasado, y el alejamiento voluntario y sin aviso de Marcelo Lombardero de la dirección artística, hace menos de un mes, el Teatro Argentino de La Plata dio a conocer durante el fin de semana una temporada de emergencia. Semanas atrás, el director del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, Jorge Telerman, había asegurado que las deudas que el Argentino tiene pendientes con el personal artístico y técnico serían saldadas. Según fuentes del teatro, esto se cumpliría en varias etapas.

Al frente de la dirección general del teatro continúa Leandro Iglesias, a quien ahora se ha sumado Guillermo Brizzio en la programación artística, en lugar de Lombardero. Los cuerpos estables están a cargo de Darío Dominguez Xodo (la orquesta, en reemplazo de Alejo Pérez, quien ya había renunciado antes de que concluyera la temporada anterior), Esteban Rajmilchuk (el coro) y Mario Silva (el ballet).

La programación lírica y coreográfica, al igual que la sinfónica, ha sido sensiblemente reducida, al igual que la sinfónica, y junto con los anuncios musicales propiamente dicho se han incluido programas de otra naturaleza, como una exposición de pintura. Tampoco fueron comunicados los elencos que se verán en cada uno de los títulos, más allá de Iñaqui Urlezaga en el estreno de Frederick Ashton "Birthday Offering", y en una versión coreográfica del oratorio "El Mesìas" de Hândel con puesta de Mauricio Wainrot.

La temporada


La temporada se iniciará el próximo fin de semana con dos ejecuciones, sábado y domingo, de la "Novena Sinfonía" de Ludwig Van Beethoven. A partir del 14 de abril se repondrá el ballet

"El Lago de los Cisnes", de Tchaikovsky, simultáneamente a lo que se anunció como una Gran Muestra Plástica de Dalí, Picasso y Miró. En mayo, además de nuevas funciones del ballet antes mencionado, se oirá "Carmina Burana" de Carl Orff, y al mes siguiente la Tercera Sinfonía de Johannes Brahms.

También en junio se hará un programa mixto lírico-coreográfico con "Pierrot Lunaire" de Arnold Schöenberg, y "El Mandarín Maravilloso" de Bela Bartok, y un concierto sinfónico-coral con el "Requiem" de Gabriel Fauré y "Quattro pezzi Sacre" de Giuseppe Verdi. En vacaciones de invierno se bailará "El Cascanueces" de Tchaikovsky y se hará "Pedro y el lobo" de Sergei Prokofiev. También habrá un concierto integrado por obras de Mozart.

A partir del 16 de agosto se representará "La Traviata" de Giuseppe Verdi. Para ese mes se anuncia también la realización de la Primera Semana del sonido, encuentro científico, tecnológico, cultural y artístico con el auspicio de la Embajada de Francia y organismos nacionales e internacionales. En septiembre se oirá la Cuarta Sinfonía de Anton Bruckner y se pondrá en escena el último de los tres ballets más populares de Tchaikovsky, "La Bella durmiente del bosque".

En vez de la prometida y hoy imposible continuidad de la Tetralogía, habrá un Wagner en octubre, "El holandés errante". En noviembre se verá la ya citada obra de Ashton-Glazunov "Birthday Offering con Urlezaga, una gala de "Pas des deux", y la Tercera Sinfonía de Gustav Mahler. La temporada se clausurará en diciembre con la ya también mencionada versión en ballet de "El Mesías".

Dejá tu comentario