23 de diciembre 2013 - 00:00

El libro como objeto artístico

Vanarsky explicó así su método:  “Yo descompongo una forma en una serie de perfiles, un poco como, guardando las proporciones, los impresionistas descomponían el color”.
Vanarsky explicó así su método: “Yo descompongo una forma en una serie de perfiles, un poco como, guardando las proporciones, los impresionistas descomponían el color”.
Aunque la muestra de Ron Mueck es central en la programación 2013-2014 de la Fundación Proa (clausura el 23 de febrero), el público no debería soslayar otra muestra allí exhibida, a la que podría llamarse de "cámara". En colaboración con el Atelier Vanarsky de París se presenta una selección de esculturas animadas, dibujos y collages de Jack Vanarsky. Nacido en 1936 en General Roca, Río Negro, cursó la carrera de Arquitectura en la UBA y se formó en los talleres de artes visuales de Castagnino, Berni y Spilimbergo.

En 1962 se instaló en París donde desarrolló su obra artística. Expuso internacionalmente y esporádicamente en Buenos Aires donde lo conocimos con motivo de su exposición en la Galería Arcimboldo en 1998. En 1992 realizó la escultura símbolo del Pabellón Francés en la Exposición Universal de Sevilla: "Livremonde", una combinación de madera y plexiglás en láminas articuladas, contenedora de todos los libros del mundo, una manera de ejemplificar la frase de Mallarmé "todo lo que existe en el mundo termina en un libro".

Y aunque esta frase pueda parecer obsoleta en tiempos en los que domina la tecnología, es precisamente el libro uno de los temas fundamentales en Vanarsky. No para leerlo, sino que el artista nos invita a participar de una suerte de juego porque el objeto, a través de un mecanismo, se mueve lentamente y de manera ondulada."Yo descompongo una forma en una serie de perfiles, un poco como, guardando las proporciones, los impresionistas descomponían el color".

De la muestra de 1998 se recuerdan las mariposas, una regla, las hojas de un árbol al moverse. Este movimiento, apenas perceptible que proviene del interior del objeto en relación con la mirada, ejercía una gran fascinación en el espectador.

"Los pensamientos de Pascal" (1983), "Patagón" (1991), "Los remadores inmóviles" (1992), "Fluctuat nec mergitur" (1998) que se traduce "es batida por las olas pero no hundida" y remite al lema adoptado por la ciudad de París y que puede leerse en su escudo, "Kafka a la ventana" y "Laberinto" (2003).

Los dibujos, collages y fotografías así como el documental "Animalamina" (2007), permiten acercarse a su proceso creativo.

Vanarsky, fallecido en París en 2009 en plena actividad artística, era un hombre culto que volcaba sus pensamientos en textos, por ejemplo, "Metafísica de lo cotidiano" (1978), escrito para una exposición presentada por Pierre Restany. "El movimiento real en mi trabajo tiene poco que ver con la representación del movimiento, del desplazamiento o de una acción efectuada por alguien. Se trata de la representación de una espera, de un recuerdo, de un deseo, de tiempo que está pasando; la lentitud de las ondulaciones se aproxima al ritmo respiratorio del espectador y la animación no es sino un modo de puntuar el tiempo".

Es con estas premisas que el espectador debería acercarse a esta obra, que nos invita a detenernos, a hacer esa pausa y esperar.

La Historiadora de Arte, Malena Babino, gran conocedora de su obra, señala que "desde los 60 el artista reflexiona en torno al problema del movimiento, idea que independizada de la perspectiva del arte cinético y lejos de la exultante alianza con lo tecnológico de los artistas de entonces, lo lleva a investigar reflexiva y poéticamente sobre el misterio de la existencia".

Alicia Dujovne Ortiz lo comparó físicamente con Einstein y el Gepetto de "Pinocho". "Su obra tiene algo de los dos, los cálculos del matemático y la ternura del artesano". Pierre Restany, Georges-Gérard Lemaire, Jean Clarence Lambert se ocuparon de su obra y coincidieron en que procedía de un verdadero pensamiento poético. (Fundación Proa, Av. Pedro de Mendoza 1929. Clausura el 5 de Enero).

Dejá tu comentario