El magnate se halagó a sí mismo y desató carcajadas en la Asamblea General

Edición Impresa

“¡Es verdad!”, respondió luego que se escucharan las risas en el recinto. El republicano aprovechó su discurso para atacar a Irán, Alemania y la Opep.

Nueva York - Donald Trump hizo estallar en carcajadas a la habitualmente solemne Asamblea General de la ONU, al jactarse de que su gobierno es el mejor de la historia de Estados Unidos.

El mandatario recordó que hace un año, en su debut en esta tribuna, evocó "las amenazas" a las cuales el mundo se estaba enfrentando, y dijo que quería "compartir los progresos extraordinarios que se han hecho" desde entonces. "En menos de dos años, mi Gobierno logró más que cualquier otro gobierno en la historia de nuestro país", se felicitó.

Posiblemente menos habituados que los estadounidenses a los superlativos que se concede a sí mismo el millonario republicano, varios miembros del auditorio -jefes de Estado y de Gobierno, ministros, embajadores de los 193 países que integran la ONU- no pudieron contenerse y sus risas se escucharon en todo el recinto.

Trump hizo una pausa. "Es tan verdad", insistió, provocando entonces muchas carcajadas. "No esperaba esta reacción, pero está bien", dijo sonriendo el presidente, antes de enumerar la larga lista de lo que considera sus éxitos en la Casa Blanca. Lo cierto es que los presentes no se rieron con él, sino de él.

De acerdo con analistas, se trató de un mensaje en clave nacional dirigido al electorado de cara a las elecciones de medio término, cuando se renueve un tercio del Senado, la totalidad de la Cámara de Representantes y decenas de gobernaciones, entre otros cargos.

La última gracia de su discurso llegó cuando atacó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). "La OPEP y los países de la PEP, están, como es habitual, robándonos (en referencia a Estados Unidos) y al resto del mundo. Y no me gusta y a nadie debería gustarle", afirmó, y se volvieron a escuchar risas. "No, bueno", respondió al escucharlas.

Además de esos episodios, Trump usó buena parte de su discurso para atacar a Irán. Describió a la República Islámica como una "dictadura corrupta" que está obligando a los ciudadanos iraníes a pagar por sus agresiones militares en el exterior. "Los líderes de Irán propagaron el caos, la muerte y la destrucción", dijo. "Ellos no respetan a sus vecinos ni fronteras ni los derechos soberanos de las naciones", señaló.

"No podemos dejar que el mayor auspiciante mundial del terrorismo posea las armas más peligrosas del planeta", indicó en alusión al apoyo de Teherán a movimientos islámicos como Hamás y Hizbulá.

En mayo, Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo internacional de 2015 para poner freno al programa nuclear de Irán a cambio de un alivio a las sanciones económicas.

"Las sanciones adicionales se reanudarán el 5 de noviembre y habrá más. Estamos trabajando con países que importan petróleo iraní para reducir sus compras sustancialmente", anunció.

Respecto a ello, ayer el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, denunció el plan de la Unión Europea (UE) de crear un mecanismo para preservar los negocios con Irán y así evadir las nuevas disposiciones impuestas por Washington.

El secretario de Estado se dijo "perturbado y de hecho profundamente decepcionado". "Es una de las medidas más contraproducentes que se puedan imaginar para la paz y la seguridad regional", aseguró, acusando al bloque europeo de "solidificar la posición de Irán como el patrocinante número uno del terrorismo".

Rohaní, quien habló más tarde, criticó drásticamente la decisión de Trump de abandonar el acuerdo nuclear, dijo que no necesita sacarse una fotografía con el mandatario estadounidense y sugirió que la decisión de retirar a Washington de las instituciones globales es un defecto de carácter de su líder.

"Enfrentarse al multilateralismo no es una señal de fortaleza, más bien es un síntoma de debilidad intelectual: delata una incapacidad para comprender un mundo complejo e interconectado", señaló.

"La posición de Irán es clara: no hay guerra, ni sanciones, ni amenazas, ni intimidación, solo se actúa de acuerdo con la ley y el cumplimiento de las obligaciones", agregó. "Es irónico que el Gobierno estadounidense ni siquiera trate de ocultar su plan para derrocar al mismo gobierno que invita a dialogar", dijo.

Ámbito Financiero y

Agencias AFP y Reuters

Dejá tu comentario