El mercado y sus razones

Edición Impresa

Ante una buena noticia doméstica del sector laboral respecto de que el número de subsidios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada, los avances en las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China y a la espera de la reunión del G-7, los tres índices de referencia de la Bolsa de Nueva York finalizaron dispares, el mercado tiene razones que a veces la razón no entiende.

El índice Dow Jones de industriales finalizó en 25241,41 puntos subiendo el 0,38 %, el S&P500 se situó en los 2770,37 puntos bajando el 0,07 % y el Nasdaq Composite, depreciándose el 0,70%, llegó a los 7635,07 puntos.

En tanto las principales Bolsas europeas, exceptuando Madrid que gano el 0,38%, el resto cerró con ínfimas bajas: Londres perdió el 0,10%, Fráncfort el 0,15%, París un 0,17% y Milán el 0,18%. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una suba del 0,4%.

Un día antes previo al retiro de EE.UU. por decisión de Trump, del acuerdo nuclear con Irán, un alto funcionario de la Casa Blanca solicitó ayuda a Arabia Saudita para que en su categoría de mayor exportador mundial de petróleo, "garantizara la estabilidad de los precios si la decisión de Washington impactaba los suministros".

Riad es el rival regional de Teherán y aliado de Washington desde hace tiempo, pero la acción directa sobre un miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acerca de las políticas de la industria no es común.

Arabia Saudita ha dicho que aunque los precios han superado los u$s80 por barril, su máximo desde 2014, el mercado debe "recuperarse aún de un largo declive". Hasta que fueron contactados por EE.UU., los funcionarios saudíes daban por sentado, que era demasiado temprano para elevar la producción.

Riad siguió esta línea en parte porque unos precios del petróleo más altos podrían ayudar a un mejor debut en Bolsa de una participación del gigante petróleo Saudi Aramco, algo que podría ocurrir en 2019, según analistas. Por esta razón fue sorpresivo para algunos integrantes de la OPEP, cuando Riad hizo pública una declaración de apoyo horas después de que EE.UU. impuso nuevas sanciones contra Irán, asegurando "que estaba dispuesto a elevar su bombeo para contrarrestar una posible escasez de suministros".

Dejá tu comentario