El virus de la derrota: ola de renuncias en gabinetes provinciales

Edición Impresa

• INCERTIDUMBRE POR LA INFLUENZA Y CRISIS POLÍTICA POSELECTORAL

El sacudón político causado por el resultado de las elecciones del pasado domingo y la incertidumbre generada por el avance de la gripe A en el país se convirtieron en un cóctel que fuerza ya cambios de gabinete en algunas provincias.

La renovación de nombres -algunas concretadas y otras por venir- tiene su espejo en la Casa Rosada, donde apenas cerradas las urnas dio un previsible paso al costado, el pasado lunes, la ministra de Salud, Graciela Ocaña, y en las últimas horas lo hizo el cercado secretario de Transporte, Ricardo Jaime. La escalada del flagelo y la mala performance electoral del kirchnerismo terminaron por empujar a ambos fuera del Gobierno.

En el caso de los gobernadores, la lavada de cara al cuerpo de ministros locales para oxigenar lo que queda de gestión se da sobre todo en distritos en los que los comicios asestaron un duro castigo al oficialismo local, aunque también se evidencia en aquellos donde el triunfo de la fuerza del mandatario le permite ahora barrer con internismos partidarios incómodos. Veamos algunas postales emblemáticas:

- En Tierra del Fuego, el cuarto oscuro le asestó un cachetazo a la gobernadora arista Fabiana Ríos, ya que no pudo retener su banca el actual diputado Leonardo Gorbacz. En un intento de aliviar la tensión política, anunció ya una nueva serie de remociones. En esta oportunidad, se trata de los titulares de las carteras de Obras Públicas y de Educación, Daniel Lepez y Darío Vargas, mientras que el de Economía, Roberto Crocianelli, confirmó que ya le aceptaron la dimisión (aunque podría ocupar la vicepresidencia del Banco de Tierra del Fuego).

- En esa línea, en Mendoza, el gobernador justicialista Celso Jaque pena la amplia caída del Frente para la Victoria K ante el acuerdo entre el cobismo y la UCR, con el díscolo vicepresidente radical Julio Cobos como figura máxima. De hecho, en las últimas horas pidió a los intendentes justicialistas que le den plazo hasta el lunes para anunciar los reclamados cambios de gabinete para encarar los últimos dos años de gestión.

- En Santa Cruz, en tanto, el ministro de Economía local, Juan Manuel Campillo, debió salir a desmentir ayer una renuncia luego del traspié que sufrió el justicialismo al perder con el frente que lidera la UCR, nada menos que en la tierra natal de Néstor Kirchner. En Caleta Olivia, el pago chico del primer candidato a diputado nacional K, todos los funcionarios le pusieron su dimisión al actual intendente, Fernando Cotillo, quien encabezó la lista.

- En La Rioja, en tanto, el justicialista Luis Beder Herrera ya piensa en diseñar un gabinete de tono más bederista tras la contienda del domingo, en la cual el Frente Justicialista se impuso (aunque perdió una banca de diputado nacional). En este caso, la intención es marcar la cancha partidaria -y recolectar a candidatos perdidosos-, en paralelo a la obligada salida de los ministros de Gobierno, Carlos Luna, y de Desarrollo Social, Délfor Brizuela, ya que resultaron electos para la Legislatura.

- En Entre Ríos, por otra parte, el cambio vino a consecuencia del impacto del delicado momento sanitario que vive el país. Allí se fue de la Secretaría de Salud provincial Graciela Traverso, en disconformidad con la política para el área llevada adelante por el ministro de la cartera, Ángel Giano. En su lugar asumirá el director de Epidemiología, Pablo Basso.

- En sintonía, en Catamarca, fue desplazada la titular del Comité Operativo de Emergencia (COE) Influenza -la subsecretaria de Asistencia en Salud, Marisa Nóblega-, luego de que dejó dudas su intervención en materia de la política de suspender o no las clases para evitar mayores contagios de la gripe A.

- También es tiempo de recambio en el área sanitaria de la Municipalidad de Córdoba, como parte en rigor de la reformulación ministerial que acelera el kirchnerista Daniel Giacomino, obligado por la crisis financiera local y los realineamientos políticos tras la elección. En las últimas horas sonó fuerte una inminente salida de la actual secretaria de Salud, María José Manfredi, quien podría ser reemplazada por la cuñada de Giacomino, la cardióloga Marcela Almagro. El que ya se fue es el subsecretario del área, Medardo Ávila Vázquez.

- Asimismo, el gobernador rionegrino Miguel Saiz también estudia un cambio en su gabinete, luego de la derrota frente al justicialismo local. Es que el ministro de Hacienda, Pablo Verani, quedó desautorizado por el mandatario que fustigó públicamente a su funcionario por anuncio del pago en cuotas diseñado para el aguinaldo. Para Siz eso influyó en el resultado electoral. Saiz parece esperar la renuncia, y Verani no asumiría -por ahora- ninguna decisión.

Dejá tu comentario