Elección en julio acorraló a la oposición cordobesa

Edición Impresa

  Córdoba - La estrategia del mandatario José Manuel de la Sota de fijar las elecciones provinciales el 5 de julio puso entre la espada y la pared y aceleró todos los tiempos para la UCR, el PRO y el juecista Frente Cívico, que intentan contra reloj consensuar una trabajosa fórmula conjunta para pelearle la gobernación.

El decreto de De la Sota en pleno Domingo de Pascua disparó febriles conversaciones desde ese mismo día entre referentes de las tres fuerzas.

En ese clima de urgencias, el titular de la UCR cordobesa, Jorge Font, admitió ayer que ese partido podría definir su candidato a gobernador "en un acuerdo", frente al hecho de que la sorpresiva votación a principios de julio los dejó sin margen para plasmar la ya anunciada interna partidaria del 3 de mayo.

La presión radica en que el 5 de mayo operará el vencimiento del plazo para que las fuerzas presenten las listas de candidatos a cargos electivos. "Vamos a tratar de lograr un consenso que nos adelante la fecha; en caso de que no sea posible, vamos a votar y rápidamente aportaremos nuestro candidato a la alianza", dijo Font, además de remarcar: "Sigo apostando a la alianza, en la medida en que nos tengamos respeto y nadie quiera sacar de la cancha a nadie".

Los nombres en juego en el centenario partido son el intendente capitalino Ramón Mestre (sumergido ayer en un conflicto con una empresa de transporte de pasajeros) y el diputado nacional Oscar Aguad, quien se mostró incluso dispuesto a declinar su postulación "si fuera necesario", en pos de que "se pueda construir un consenso".

Por su parte, el Frente Cívico postula la candidatura al Ejecutivo del senador nacional Luis Juez, mientras que días atrás el jefe de Gobierno porteño y precandidato presidencial Mauricio Macri ungió al empresario Ercole Felippa como su postulante.

La fórmula final terminaría definiéndose a partir del resultado de los sondeos de intención de voto -modalidad que rechaza Mestre- que ya se despliegan en la provincia y cuyos resultados estarían el fin de semana.

Las tensiones quedaron, en este marco, trazadas ayer en los dichos de los socios de ese esquivo entendimiento.

Por caso, Juez enfatizó que "no hay ninguna posibilidad" de "esperar al radicalismo hasta el 3 de mayo para que, a partir de ese día, nos sentemos recién a conversar". "Es una locura que el 3 de mayo se defina su postulante y el 5 de ese mes (último plazo para presentar candidatos) definir con los otros dos partidos quiénes integrarán la fórmula de la alianza", argumentó.

El verborrágico Juez apuntó directo contra Mestre, con quien mantiene un duro enfrentamiento, al tildarlo de "pibe caprichoso" que "decidió trabajar con funcionalidad al Gobierno provincial y condenar a la oposición a que no se presente" unida frente al delasotismo.

En caso de conformarse, la "triple alianza" tendrá que enfrentar a la fórmula oficialista integrada por Juan Schiaretti y Martín Llaryora. Por su parte, por fuera del PJ peleará el kirchnerista intendente de Villa María, Eduardo Accastello.

Dejá tu comentario