“En momentos de crisis, hay que potenciarse hacia afuera”

Edición Impresa

Lo dijo el director de UNITAID, una organización que busca atraer a los laboratorios y empresas de salud hacia países no desarrollados como es el caso de los de África. Una oportunidad para la industria farmacéutica de la Argentina.

Lelio Hernán Marmora es abogado, especialista en derecho internacional. Desde el 2014 es director ejecutivo de UNITAID, una organización que promueve el acceso a medicamentos de las personas en países no desarrollados. Actualmente se encuentra en la Argentina desarrollando un foro en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires que busca introducir a la industria del Mercosur en el mercado de África.

Periodista: ¿De qué se trata la organización UNITAID?

L.M.: Es una organización basada en Ginebra, fue creada en 2006 por Francia, el Reino Unido, Noruega, República de Corea, Brasil y Chile y otros, que se dedica a acelerar la innovación en salud global. Esto quiere decir que hace inversiones catalíticas en nuevos productos, nuevos tratamientos, nuevos test rápidos, que ayudan al mundo a eliminar o a tratar enfermedades que son pandemias mundiales. Tenemos un fondo de 2 mil millones de dólares y una cartera de 40 proyectos aproximadamente que van desde la introducción de nuevos test rápidos para el sida, auto-test orales, hasta el desarrollo de los nuevos tratamientos para la tuberculosis, pasando por la nueva generación de mosquiteros para que los mosquitos no piquen a la gente y transmitan enfermedades como malaria u otras enfermedades. Estamos con nuevos tratamientos pediátricos para la tuberculosis, etc.

P.: ¿En qué están trabajando ahora puntualmente?

L.M.: Estamos con varios proyectos interesantes para cambiar la realidad. Son proyectos de calibre medio que van entre los 20 a los 100 millones de dólares pero que tienen un efecto catalítico terrible. Por ejemplo en el mundo hay 22 millones en tratamiento retro viral, para cambiar este tratamiento a la última generación de tratamientos antirretrovirales hace falta que la nueva generación de tratamientos esté disponible y que se encuentre registrada y recomendada las respuestas nacionales de los países. En ese contexto estamos concluyendo un acuerdo con los fabricantes de los tratamientos en donde, a través de una garantía de mucho dinero, de más de 150 millones de dólares, logramos hacer bajar el precio del tratamiento a un monto que es accesible para que los países africanos, por sí mismos o con la ayuda de grandes organizaciones como el Fondo de lucha contra el sida o el Banco Mundial puedan incorporar este nuevo tratamiento que tiene muchos menos efectos secundarios, que es más efectivo, que implica tomar menos píldoras y genera menos resistencia.

P.: ¿En qué consiste el Foro que están desarrollando?

L.M.: El Foro es la primera vez que se hace y se nos ocurrió hacerlo porque en la respuesta contra el sida, la tuberculosis y la malaria, que son las tres pandemias que más gente matan en el mundo. El mundo invierte mucho dinero y tanto los países por sí mismos como la comunidad ayudándolos, invierte una cantidad importante de fondos por año. Parte de esos fondos es para compra de comodities de distinto tipo. Medicamentos de tratamiento contra el sida, mosquiteros, test rápidos para la tuberculosis. Y es un mercado que oscila entre los 7 mil y 10 mil millones de dólares al año. Esa cantidad de comodities de salud se producen principalmente en la India y en China y en algunos otros lugares en el mundo. Nosotros creemos que hay un potencial en esta región, se hacen esfuerzos mancomunados entre la industria brasileña, argentina y chilena para posicionar a nuestra industria en ese mercado y por eso venimos a Buenos Aires. Hemos juntado a todos los sectores, a todos los CEO de las empresas farmacéuticas de la región y hemos traído gente de la OMS que va a explicar cómo se hacen los procesos de pre-calificación de los productos, a los colegas del Fondo Mundial. Es un taller informativo que busca plantear a la industria de la región cuál es el potencial del mercado.

P.: ¿Qué hace falta para que el Mercosur pueda acceder a este mercado?

L.M.: Creo que hacen falta productos competitivos, con precios atractivos que van a estar determinados por el volumen, de calidad, a las cuales estamos acostumbrados porque acá los productos son de muy buena calidad, los organismos regulatorios son muy exigentes y tenemos ese potencial. Pero se va a lograr un posicionamiento si se generan las alianzas correspondientes. El trabajo en equipo es lo que hace falta para salir a competir en el mundo.

P.: Son clave las alianzas...

L.M.: Claro, si una gran empresa brasileña hace una alianza con una empresa argentina y chilena usando lo mejor de cada una con la innovación de una, más la capacidad de desarrollo de la otra y la capacidad de producción de un tercero podría dar sus frutos, de hecho es lo que sucede en el mundo. Las empresas se juntan y con el apoyo de sus gobiernos pueden hacer grandes cosas.

P.: Más allá de las alianzas, también tendría que haber una iniciativa o un incentivo de los gobiernos...

L.M.: En general son análisis y emprendimientos que son de carácter muy sistémico, la experiencia que tenemos en el mundo es que cuando las empresas tienen claro a dónde van a competir y cuáles son las condiciones para ser exitosos en esas competencias, los gobiernos acompañan, ayudándolos para mejorar la competitividad.

P.: ¿Cree que en este momento de crisis económica en la Argentina es una oportunidad para empezar a pensar en estos mercados a los que no se estaban apuntando?

L.M.: Pienso que sí. En momentos de crisis es cuando uno tiene que ser más creativo y muchas veces las oportunidades se encuentran proyectando hacia afuera. Abrir nuevos mercados y poner en valor la creatividad y excelencia de productos que nosotros somos capaces de producir es una cosa muy importante no solo desde el punto de vista económico y financiero sino desde el punto de vista de salud pública. Están dadas las condiciones para tener éxito. Es importante abrir un canal de comunicación para que después sigan en contacto. Que tengan a quien llamar desde Ginebra, hicimos una inversión en esfuerzos y en fondos para venir a la Argentina. Creemos en la región y creemos que están dadas las condiciones.

P.: ¿Cuánto pensás que le puede aportar a la región y específicamente a la Argentina dar este paso?

L.M.: Es difícil de cuantificar, pero si se despierta el interés y se hacen buenas alianzas yo no veo ninguna razón por la cual, si se eligen bien los productos y con las capacidades cualitativas y cuantitativas de producción que tenemos, no me cabe duda de que podríamos ser un player interesante. Además es bueno tener un mundo multipolar, nunca es bueno tener la producción de genéricos concentrada. Es una salida frente a situaciones que no son ideales, siempre proyectarse al mundo es muy bueno.

Dejá tu comentario