Enero deja señales negativas para las Bolsas

Edición Impresa

El viernes que pasó se cerró el primer mes del año en los mercados financieros. Enero de 2010 mostró saldos negativos para las Bolsas europeas y para Wall Street, también un dólar más firme y commodities más débiles.

Luego de un una primera semana para algunos y de dos semanas para otros de continuidad de lo que habíamos visto en 2009, rápidamente en la segunda quincena se perdió todo lo ganado y los guarismos quedaron en terreno negativo. Esto se aplica para el Dow, para el S&P500, para el NASDAQ, para el IBEX de España, para el Euro Stoxx, para el euro, el oro, la plata y el petróleo. El Dow terminó 2009 en 10.428 puntos, y el viernes pasado cerró en 10.067 puntos, marcando una pérdida del 3,5%. El S&P500 terminó 2009 en niveles de 1.115 puntos y terminó enero en 1.073 puntos, con una pérdida del 3,8%. El NASDAQ 100 de las tecnológicas había terminado el año en 1.860 puntos y en enero lo hace en los 1.741 puntos, con una pérdida del 6,4%. Los índices europeos que anticiparon el desenlace bajista registraron fuertes pérdidas; si tomamos el Euro Stoxx 50, había finalizado el año en 2.968 y cierra enero en 2.778 puntos, con una pérdida del 6,4%; el IBEX de España había finalizado 2009 en 11.940, y enero lo hace en 10.948, con una pérdida del 8,4%.

El petróleo había culminado diciembre de 2009 en niveles de 79,62, y termina enero en 72,72, con una caída del 8,6%.

El euro y el oro, que habían caído en diciembre de 200, anticipando el desenlace de enero de las Bolsas, también terminaron con saldos negativos en enero: el oro cierra en 1.081, contra los 1.096 de fines del año pasado; el euro, en 1,3880 contra los 1,4320 de fines de 2009, es decir, con una caída del 1,4% para el oro y del 3,10% para el euro.

Todos estos guarismos negativos están bien en contra de las expectativas de la mayoría de los pronósticos leídos y escuchados para el año 2010. En efecto, algunos pregonaban en diciembre de 2009 que había que estar en euros y en oro (escapar del dólar americano); ambos han perdido en dos meses ¡más del 6%! Con respecto a los pronósticos de las Bolsas, muchos estudios señalaban que lo peor había pasado, que la recuperación de la economía debería consolidarse en el año 2010. Como consecuencia de ello, las Bolsas deberían seguir con sesgo positivo, los más conservadores hablaban de un crecimiento para 2010 mínimo del 15% y también del 35% o el 40 %. Es decir, la mayoría de los analistas y observadores proyectaron para el año 2010 algo parecido a lo de 2009 (suba de Bolsas, commodities y euro), aunque los más conservadores decían que todo subiría, pero con rendimiento positivos no tan altos para Bolsas, commodities (sin embargo, no mencionaban la posibilidad de saldos negativos). Obviamente, se trata de pronósticos anuales y queda mucho tiempo de mercado para conocer los saldos a finales del año 2010, pero enero de este año se ha parecido mucho más a 2008 que a lo que vimos desde el primer trimestre de 2009.

Nuevamente casi en soledad, en setiembre de 2009 nos pusimos cautos para las Bolsas, en octubre nos pusimos alcistas para el dólar contra el euro, y fuimos muy positivos para el dollar index con la canasta de monedas. En nuestras perspectivas 2010 hablábamos de ajustes fuertes para Bolsas, caídas para el petróleo, ajustes para el oro y caída fuerte en el euro. Enero nos ha entregado las Bolsas europeas bien debajo de los niveles de setiembre de 2008, donde nos pusimos cautos; los índices americanos, con saldos negativos, aunque con valores ligeramente arriba de los niveles de setiembre del 2008, y el dólar index, un 6% arriba desde que nos pusimos alcistas.

El humor de los mercados anticipa el humor social; los techos de los mercados se dan cuando hay noticias positivas, y los pisos cuando hay noticias negativas; con las noticias positivas la confianza crece, y el mercado que lo viene anticipando pierde un momento de suba hasta que coloca su techo, y a la inversa, con las noticias negativas los miedos crecen y se exacerban y el mercado lo anticipa con su caída y luego alcanza su clímax y su piso.

En este caso, la gran cantidad de tardíos reconocimientos que vimos entre setiembre y diciembre de 2008 de que lo peor ya pasó (el mercado ya lo había anticipado subiendo un 50%-60% en algunos índices), fue el cultivo ideal para generar los techos bursátiles tan importantes observados en enero de 2010. Ahora las caídas bursátiles limpiarán el humor positivo, ahora vendrán las dudas y luego vendrá el negativismo; es decir, como siempre ocurre, la ciclotimia del humor nuevamente ha girado y producirá un cambio de la percepción de lo que va a venir. Ello ya está ocurriendo, el mercado lo anticipa y seguirá acentuándose en los próximos meses si la caída persiste como pensamos.

En la nota anterior nos habíamos ocupado de cómo los índices bursátiles de Europa habían anticipado con un comportamiento técnico de libros los techos de la primera quincena de enero de 2010, Wall Street se acopló rápidamente y todas las Bolsas en la última semana presentaron fuertes caídas.

Sin embargo, la señal técnica entregada con el cierre del mes de enero proyecta que la caída empezada en los techos de 11.729 puntos de Dow, de niveles de 1,150 del S&P500, de 1.896 del NASDAQ, de 3.043 del Euro Stoxx y los niveles de 12.330 del IBEX tienen mucho terreno para recorrer en los próximos meses, es decir llegó para quedarse.

Señales

En efecto, como se puede apreciar en los gráficos que se acompañan, todos los índices bursátiles entregaron llaves de reversiones mensuales bajistas. Éstas son señales que acompañan techos muy importantes y que en la mayoría de los casos nos hablan de una caída que puede persistir varios meses hacia adelante. La llave de reversión bajista se caracteriza por un máximo mensual superior al máximo del mes anterior, y un cierre mensual debajo del mínimo mensual del mes anterior. Todos los índices mencionados efectuaron llaves de reversiones bajistas mensuales y ello otorga confianza para proyectar que con esta señal, mínimamente todos los índices recortarán el 38,2% de las ganancias desde marzo de 2009 hasta enero de 2010, idealmente deberían recortar entre el 50% y el 62% de dichas ganancias, y no debemos descartar que los techos hayan marcado lo que técnicamente se conoce como una trampa alcista (bull trap) o el techo de un suba contratendencial dentro de un mercado bajista de largo plazo (bear market rally). En esta interpretación, la caída puede extenderse 2010 y 2011 debajo de los mínimos registrados en el primer trimestre de 2009.

En cualquier caso, gran parte de las ganancias desde marzo de 2009 serán devueltas en los próximos meses por el mercado. Abril de 2010 pasa a ser el primer mes Fibonacci para mirar en donde tendremos tres meses de caída y trece meses desde el piso anterior de marzo de 2009. Los objetivos para el Dow serían mínimamente los 9.100 puntos; idealmente deberíamos ir a la zona de 8.600-8.100 puntos de Dow. En el caso del S&P500, mínimamente a los niveles de 965 puntos, idealmente a la zona de 900-850 puntos. En el NASDAQ 100, a la zona de 1.560 puntos, e idealmente a la zona de 1.450-1.350 puntos. En el caso de los índices europeos, en el IBEX el primer objetivo está en los 10.000 puntos, pero el objetivo ideal para el índice español recién estaría en los 9.500-8.800 puntos, mientras en el Euro Stoxx, de 2.555 puntos, pero idealmente deberíamos ir a la zona de 2.400-2.250 puntos. Estamos hablando de una caída adicional del 10%, y potencialmente entre el 15%-20% desde los actuales niveles; con dichas caídas nuevamente el humor cambiará y los miedos y temores y la desconfianza aparecerán en toda su dimensión. Recién cuando se manifieste esta caída y el humor se haya puesto muy negativo y nos encontremos cerca de abril veremos si un piso de mediano plazo se coloca para los mercados o si nos encontramos en una tendencia bajista de largo plazo, algo parecido a 2008.

En cualquier caso, febrero, marzo y abril podrían parecerse más a lo de 2008 que a lo visto en el año 2009, y después de abril veremos.

En el corto plazo, los mercados han caído mucho y por lo tanto no deben descartarse rebotes; sin embargo, éstos son posibles, pero no necesarios. Si se producen serían una última oportunidad desde nuestro punto de vista de salirse de posiciones compradas o largas.

El Dow, si el rebote tiene gran resistencia, entre 10.300-10.500 puntos; el S&P500, entre 1.103-1.126; el NASDAQ, entre 1.825 y 1.845 puntos; el IBEX, entre 11.200 y 11.400 puntos; el Euro Stoxx, entre 2.825 y 2.845 puntos, áreas de resistencias que no deberían ser superadas para mantener el análisis de ajustes importantes intacto y con alta confianza en el analista.

Dejá tu comentario