Enojo con Cristina: amenaza el campo con volver a rutas

Edición Impresa

La Federación Agraria salió ayer al cruce del Gobierno luego de que Cristina de Kirchner responsabilizara el martes a los productores ganaderos por las subas en los precios de la carne.

Además, desde la entidad lanzaron nuevas medidas de fuerza que serán comunicadas la semana que viene al resto de las organizaciones que conforman la Mesa de Enlace, que analizarán si se suman a las protestas.

Con sus declaraciones acerca de que los productores ganaderos son los culpables de las subas del precio de la carne, la mandataria logró colmar la paciencia de los dirigentes, quienes decidieron realizar manifestaciones en el interior del país en rechazo de las políticas oficiales para el sector, tanto en trigo, ganadería y lechería.

La entidad que lidera Eduardo Buzzi llevará a cabo un tractorazo y asamblea el próximo 16 de febrero en Chabás, provincia de Santa Fe. Además, el 26 realizará un acto frente a la terminal de Quequén, en la zona de Necochea, para escrachar a los exportadores y, entre el 25 y 26 de marzo en Ayacucho realizará una asamblea de ganaderos.

Así lo anunció ayer Buzzi en una conferencia de prensa en la que advirtió sobre el «malestar creciente» que existe entre los ruralistas y consideró que el sector oficial tiene un «estilo de chamuyo y barullo que influye sobre la opinión pública pero una pésima política agropecuaria y de exterminio a los pequeños productores. Por eso el conflicto agropecuario con el Gobierno no ha desaparecido», advirtió el dirigente.

Respecto del alza de precios de la carne, Buzzi dijo que desde el Gobierno «pretenden ahora hacerles creer a los argentinos que está cara porque cobran mejor precio los productores. Nosotros queremos desmentirlo, siempre dijimos que en 2010 la carne no iba a alcanzar y 2010 llegó».

El dirigente calculó que faltan alrededor de cuatro millones de terneros porque «no nacieron» y dijo que en 2009 «se faenaron 16 millones de animales, se mataron las hembras preñadas que deberían estar pariendo y amamantando terneros».

Además pidió que «quede claramente establecido que los productores no somos responsables del aumento del precio de la carne; cobran $ 6,5 el kilo de carne y hay sectores de la intermediación que se quedan con verdaderas fortunas».

El vicepresidente de la Sociedad Rural, Alejandro Delfino, aseguró ayer que la caída de más de cuatro millones de terneros y nueve millones de vientres produjo la actual situación de suba de precios de la carne, que «fue anticipada» hace varios años. El dirigente consideró que la actual situación de alza en los valores de la hacienda y la escasez se deben a la «inoperancia del Gobierno» en la decisión de políticas.

A su vez, el diputado provincial por Unión-PRO y ex vicepresidente de CARBAP, Jorge Srodek, aclaró que los precios de la carne aumentaron debido «a la falta de oferta en relación a la demanda causada también por los mercados intervenidos».

Por su parte, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, afirmó que en la ganadería «no hay medidas que se tomen hoy y tengan impacto mañana», y en ese sentido señaló que el Estado gastó $ 800 millones el año pasado en la construcción de 1.500 feed lots.

En cuanto a los aumentos de los precios de la carne, el funcionario sostuvo que hay diversas razones: en primer lugar, que los productores «en vez de anticipar la venta, venden el ganado cuando las condiciones generan mayor rentabilidad».

«El crecimiento de la agricultura desplazó a la ganadería, donde había vacas hay soja», aclaró.

Dejá tu comentario