30 de abril 2015 - 00:58

Enredos de amor no aptos para desatentos

Aunque con momentos atractivos y un elenco de lucimiento mayormente femenino, “Amores infieles” se alarga y enreda al punto de que el espectador que no esté atento puede perderse irremediablemente antes de la resolución final, fuerte, aunque un tanto artificiosa.
Aunque con momentos atractivos y un elenco de lucimiento mayormente femenino, “Amores infieles” se alarga y enreda al punto de que el espectador que no esté atento puede perderse irremediablemente antes de la resolución final, fuerte, aunque un tanto artificiosa.
"Amores infieles" (Third Person, EE.UU..-Bel.-Fr.-G.B.-Al, 2013). Guión y dir.: P. Haggis. Int.: L. Neeson, O. Wilde, J. Franco, M. Kunis, K. Basinger, M. Bello, A. Brody.

Tres historias de amor, quizás algo más, en tres ciudades, y con asuntos de triangulación que no siempre son lo que el espectador supone. Ese es el esquema de la nueva película de Paul Haggis, un poco apelando a ciertas características, buenas y malas, de su oscarizada "Crash" ("Vidas cruzadas"). Las historias se entremezclan, predomina la angustia, surgen problemas, traiciones, perturbaciones, malos recuerdos, sentimientos de culpa, la música fastidia bastante, la película se hace larga y sigue enredada, y el espectador poco atento arriesga perderse irremediablemente. El más atento, en cambio, irá percibiendo ciertos detalles y gozará de la resolución final, fuerte aunque quizás un tanto artificiosa. O, en una de esas, dirá "ya me había dado cuenta hace rato". Lo que no afecta el fondo de la cuestión, que es bastante seria.

En pantalla, un escritor separado se da el gusto con una chica no del todo sana, un comerciante medio chanta se enreda con una gitana cuya criatura está en malas manos, y una madre desquiciada quiere recuperar a la suya, que está en buenas manos. La acompaña una abogada que así ahoga un poco sus propios conflictos. Liam Neeson, Olivia Wilde, Kim Bassinger, Adrien Brody, Moran Atias, Mila Kunis, James Franco y María Bello componen el elenco, de lucimiento mayormente femenino. Hay escenas atractivas, las mujeres son atractivas, todo luce un buen acabado formal. Se pasa el rato y se aprende algo, pero lo mejor de Paul Haggis sigue siendo "En el valle de Elah" y el guión de "Million Dollar Baby".

P.S.

Dejá tu comentario