Escalada: Chávez compra armamento a Rusia por u$s 5.000 millones más

Edición Impresa

Moscú - Las nuevas ventas de armamento ruso a Venezuela totalizarán más de u$s 5.000 millones, reveló ayer el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, tras regresar de una visita a ese país.

Putin se reunió el viernes último en Caracas con el presidente venezolano, Hugo Chávez, para cerrar una serie de convenios de cooperación en petróleo, defensa y energía nuclear.

«Nuestra delegación acaba de volver de Venezuela y el volumen general de órdenes de compra (de armas) podría exceder los u$s 5.000 millones», dijo Putin en una reunión en Moscú dedicada al fomento de la industria militar rusa.

«Las fuentes de financiación ya han sido determinadas en lo fundamental y concordadas con nuestros socios», añadió. Según indicó, los contratos involucrarán a trece empresas estatales rusas.

Putin, el hombre fuerte detrás del presidente Dmitri Medvédev, precisó que la cifra incluye u$s 2.200 millones en líneas de crédito para la compra de armas que pidió Chávez durante su octava visita a Moscú en setiembre del año pasado.

Ambos países se consideran recíprocamente aliados cercanos, y el viaje de Putin a Caracas debe ser entendido en el marco general de una ofensiva diplomática y comercial en toda América Latina que continuará con la próxima visita de Medvédev a la Argentina y a Brasil.

El Gobierno de Estados Unidos expresó su preocupación ante la noticia, sugiriendo un posible trasiego de armamento a las FARC colombianas (ver aparte). Según ha dicho Chávez repetidamente, las adquisiciones de armamento de Venezuela buscan contrarrestar el planeado incremento de las fuerzas militares estadounidenses en Colombia, el aliado más cercano a Washington en Latinoamérica.

Durante su estadía en Venezuela, Putin desestimó esas sospechas estadounidenses. «Nosotros tenemos un banco de datos sobre terroristas y nosotros nunca tuvimos información que nos confirme que Venezuela apoya el terrorismo. Si eso fuera así, yo no estaría aquí, a pesar de los buenos resultados de cooperación económica», aseveró.

Venezuela, que desde 2005 ha adquirido armas rusas por un monto de u$s 4.400 millones, se ha convertido en un importante cliente de la poderosa industria militar de Rusia y en el mayor de América Latina, lo que preocupa particularmente a Colombia.

Para entender la importancia que va adquiriendo Venezuela en el contexto de las ventas de armas de Rusia, basta recordar que el año pasado Moscú, segundo exportador mundial de armamento, realizó operaciones por un total de u$s 7.400 millones.

Entre 2005 y 2007, Venezuela adquirió en ese país 100.000 fusiles Kaláshnikov AK-103, 24 cazas polivalentes Su-30MK2, 38 helicópteros Mi-17B-5, diez Mi-35M y tres Mi-26T.

Además, está en marcha un acuerdo para construir en Venezuela una planta de fabricación de fusiles Kaláshnikov y otra de municiones.

En esta ocasión, el Gobierno bolivariano desea comprar tres submarinos diésel de la clase Varshavianka, 92 tanques T-72, varias decenas de blindados BMP-3, 10 helicópteros de combate Mi-28N, aviones patrulla Il-114, lanzaderas de misiles de bocas múltiples Smerch y sistemas de defensa aérea S-300PMU-2 Favorit, Antey-2500 y Tor-M2E.

Caracas está interesado, además, en lanchas patrulla Mirazh, lanchas de desembarco Murena-E y sistemas móviles de artillería costera capaces de abatir buques a distancias de hasta 130 kilómetros, dijeron fuentes militares a la agencia Interfax.

Entre otras ofertas, Moscú propone a Caracas comprar varias decenas de aviones militares de transporte An-148, y Chávez ya anunció la adquisición de al menos un avión anfibio Be-200 destinado a la extinción de incendios forestales.

Agencias Reuters, EFE y AFP

Dejá tu comentario