Europa subió tasa al 1,5% y acepta bonos “basura” de Portugal

Edición Impresa

Fráncfort - El Banco Central Europeo (BCE) aumentó ayer su principal tasa de interés, del 1,25% al 1,50%. Además, anunció que aceptará los títulos públicos de Portugal como garantía para prestarle dinero, pese a que Moodys los rebajó el martes a la categoría de «bonos basura». En tanto, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, arremetió contra el conjunto de las agencias de calificación financiera. «Queda claro que un grupito, una pequeña estructura tipo oligopolio, probablemente no sea lo más deseable a nivel de la finanza global», dijo, refiriéndose a estas entidades.

Además, en la misma conferencia de prensa mantuvo su oposición a que Grecia se declare en cese total o parcial de pagos. «Nuestra posición no varió. No al default parcial, no al acontecimiento de crédito», dijo Trichet antes de subrayar que incumbía a los gobiernos «discutir con los inversores privados» las modalidades de la participación de estos últimos en el nuevo plan de rescate de Grecia.

El aumento de tasa de interés coincide con las previsiones de los analistas y procura ayudar a contener la inflación de la eurozona. Dicho incremento es de por sí una señal de que pese a la crisis de la deuda que afecta a varios países de la eurozona, el BCE considera que la reactivación económica está bien encaminada y los mercados financieros bastante normalizados como para empezar a apretar las clavijas de la política monetaria.

La inflación de la eurozona (integrada por 17 de los 27 países de la Unión Europea) fue del 2,8% en abril y del 2,7% en mayo y junio, bastante por encima de la meta del BCE, de un aumento de precios del 2% en 2011. La decisión de ayer se adoptó en un marco de persistentes incertidumbres sobre Grecia. Las agencias de calificación financiera se muestran intransigentes con fórmulas que buscan evitar que un aplazamiento de pagos sea tildado de default.

Standard and Poors echó el lunes un jarro de agua fría sobre el entusiasmo generado por las discusiones entre bancos privados para consentir un reescalonamiento de los vencimientos de una parte de sus bonos de deuda griega, advirtiendo que eso podría ser un default parcial. Y Moodys sembró el martes la consternación al degradar en cuatro escalones la nota de la deuda de Portugal, por considerar que también este país podría requerir un segundo plan de ayuda.

Además, Trichet anunció que la entidad monetaria aceptará como garantía para prestar dinero los títulos de deuda soberana de Portugal aunque no cumplan la calificación mínima de las agencias de medición de riesgo. La decisión del consejo de gobierno del BCE tiene en consideración que Portugal implementó un programa de ajuste económico y financiero negociado con la Comisión Europea (CE), el BCE y el FMI. A finales de marzo, el BCE tomó la misma decisión respecto de la deuda soberana de Irlanda y el año pasado con la de Grecia.

Agencias AFP y EFE

Dejá tu comentario