27 de noviembre 2008 - 00:00

Europa también contra recesión: lanzan plan por u$s 260.000 M

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, presentó ayer el plan de salvataje, que propone sea temporario, específico e inmediato.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, presentó ayer el plan de salvataje, que propone sea temporario, específico e inmediato.
Bruselas (AFP, Reuters) - La Comisión Europea presentó ayer un plan de reactivación económica por u$s 260.000 millones, equivalentes a 1,5% de su PBI, con un abanico de alternativas entre las que cada país elegirá la que más le convenga.

«Si no actuamos ahora, corremos el riesgo de tener un círculo vicioso recesionista con baja del poder adquisitivo y de los ingresos fiscales, alza del desempleo y aumento ininterrumpido del déficit», advirtió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, al presentar el plan. Frente a los u$s 700.000 millones del plan norteamericano y los u$s 586.000 millones del paquete chino, el programa de la Unión Europea parece más bien modesto y responde a las limitaciones presupuestarias del bloque. Sin embargo, estos u$s 260.000 millones superan significativamente la cifra planteada al iniciarse los preparativos del plan, u$s 163.000 millones.

La propuesta, liderada por el presidente de la Comisión, recibió el apoyo tras un encuentro de sus miembros a puertas cerradas y será evaluado en la Cumbre de la Unión Europea en diciembre para su aprobación por los líderes europeos.

«La Comisión propone que los Estados miembro se pongan de acuerdo sobre un plan de reactivación presupuestaria que sea temporario, específico y aplicable de manera inmediata», indicó el documento presentado por Durao Barroso.

En alusión a las críticas recibidas por la canciller alemana, Angela Merkel, por su supuesta respuesta tímida a la crisis, Durao Barroso reconoció las distintas posiciones en la Unión respecto del monto de las inversiones por realizar para frenar la recesión. «Nuestra posición es la mejor. Es un monto realista», agregó.

El gobierno alemán manifestó sus reservas ante las propuestas de Bruselas: un portavoz aseguró que Alemania ya había «superado las expectativas» de la Comisión Europea al adoptar medidas por unos u$s 42.000 millones, 1,3% del PBI de la primera potencia económica de la zona.

El estímulo presupuestario tiene un plazo máximo de dos años (2009-2010), tras el cual los países miembro deberán revertir el deterioro fiscal al que se están encadenando y volver a los objetivos establecidos en un mediano plazo. De este modo, se flexibilizan temporalmente los criterios de Maastricht, según los cuales los miembros de la UE no pueden tener un déficit público superior a 3% del PBI. Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos, pidió a los países de la UE no poner en peligro la « sostenibilidad» de las finanzas públicas a través de déficits demasiado grandes.

El impulso presupuestario procedente de los estados representará por sí solo un monto equivalente a 1,2% del PBI europeo, y la parte constituida por fondos europeos se elevará a 0,3% del PBI.

La medida intenta zanjar las diferencias entre los países de la UE en torno a cómo reaccionar a la crisis financiera global; por ello, Barroso hizo hincapié en que cada gobierno debería considerar las distintas opciones que da el esquema, en vez de imponer determinadas políticas por la fuerza. «Nuestra intención es ofrecer las herramientas a los estados miembro. Las medidas que los éstos introducen no deben ser idénticas, pero deben ser coordinadas», dijo a la prensa.

El programa de reactivación sugiere el otorgamiento de préstamos a tasas preferencialeso garantías de crédito para las empresas y medidas para los hogares «más afectados por la desaceleración» económica y «mayores transferencias en concepto de seguro de desempleo o por bajos ingresos, o una prolongación temporaria de los seguros de desempleo».

  • Automotrices

    Asimismo, admite un aporte de u$s 6.500 millones de financiación adicional para el sector automotor europeo y pagos de unos fondos estructurales acelerados a los países miembro de hasta u$s 8.200 millones.

    También incluye una propuesta de reducir del Impuesto al Valor Agregado para apoyar el consumo. En ese sentido, si bien hay acuerdo entre muchos analistas a favor de un recorte del IVA como el método rápido para influir en la economía real, no todos los gobiernos europeos están dispuestos a seguir ese consejo.

    El primer ministro británico, Gordon Brown, se adelantó el lunes y anunció la reducción del IVA a 15%, el mínimo permitido por la UE, para estimularel consumo de bienes y servicios en el Reino Unido, que sufrirá una recesión en 2009. En cambio, Francia y Alemania se resisten a elegir esa respuesta, tal como lo indicó la canciller alemana tras reunirse en París con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

    Más aún, Merkel advirtió ayer sobre el riesgo de una competencia desenfrenada en materia de reactivación económica.

    «No debemos caer en una carrera de miles de millones», declaró la dirigente conservadora.

    Además, para mejorar la eficacia de sus iniciativas, que incluyen medidas particulares para sectores como el automotor y el de la construcción, Bruselas pidió al Banco Central Europeo un nuevo recorte en sus tasas de interés.
  • Dejá tu comentario