Excelentes “reflejos” de Daniel Nakamurakare

Edición Impresa

«Reflejos (de músicas argentinas)». Daniel NakaShagrada Medra shcd 042. 

Daniel Nakamurakare -o «Naka», como se lo conoce en el ambiente de la música-, nació en Argentina y el tango ha sido siempre uno de los puntos centrales en su vida.

Tocó con artistas tan distintos como Libertad Lamarque, Dino Saluzzi, el Cuchi Leguizamón, María Creuza, Rubén Juárez, Eladia Blázquez, Néstor Marconi, Osvaldo Piro, Jairo, el Chango Farías Gómez, Atilio Stampone, Emilio Balcarce, Rubén Juárez, Chico Novarro o Lolita Torres, entre muchos otros. Y su formación se hizo entre lo académico del Conservatorio Manuel de Falla y maestros tan diferentes como Virtu Maragno, Dante Grela, Guillermo Graetzer y Franciso Kröpfl. Pasó por la guitarra y el piano; y terminó recalando en el contrabajo y el bajo eléctrico. Y con toda esa historia, ya era hora de tener su propio disco. Él mismo dice en la tapa: «Nos preguntamos: ¿música popular o clásica?, ¿tonal o atonal?, ¿escrita o supuestamente improvisada?, ¿étnica u occidental?». Y por allí hay que buscar el resultado de este disco excelente. Entre el tango y la música contemporánea, entre el folklore y la academia, entre el Río de la Plata y Europa Central.

Para una serie de «aires» -de milonga, de tango, de baguala, de chacarera- y arreglos propios, Naka contó con el acompañamiento de lo mucho de lo mejor de nuestro país: Pablo Agri, Lautaro Greco, Pablo Mainetti, Edgardo Acuña, Juan Roqué Alsina, Pablo Rodríguez, Marcelo Macri, etcétera.

Ricardo Salton

Dejá tu comentario