7 de marzo 2011 - 00:00

Exceso: Uruguay sondeó a EE.UU. por ayuda militar en conflicto por Botnia

Tabaré Vázquez
Tabaré Vázquez
Montevideo - En la fase más aguda del conflicto entre los Gobiernos de Néstor Kirchner y de Tabaré Vázquez por la planta de Botnia, al menos un ministro y un senador oficialista habrían acudido a pedir ayuda a la Embajada de EE.UU., de acuerdo con cables diplomáticos norteamericanos publicados ayer. El senador del Frente Amplio, cuya identidad fue reservada en el texto, llegó a sugerir, de acuerdo con la cita, «reforzar la relación militar con los Estados Unidos» para un hipotético conflicto bélico.

El diario montevideano El País, que selló un acuerdo con el sitio WikiLeaks y desde la semana pasada viene difundiendo cables de alto impacto, reprodujo un texto del embajador Frank Baxter, en noviembre de 2007, un mes antes de la asunción de Cristina de Kirchner como presidente, en el que comunicaba a Washington un diálogo inquietante del legislador frenteamplista (izquierda) referido como fuente protegida.

«La disputa por la planta de celulosa con la Argentina incluyó todo menos un conflicto armado», comentó el senador con un asistente del encargado de negocios de la embajada.

Ese mismo legislador recordó la oferta que había hecho el presidente George W. Bush a Vázquez en su visita a Uruguay, en la estancia Anchorena: «Si me necesitás, llamame». Por lo que razonó que «no sería tan mala idea reforzar nuestra relación militar con los Estados Unidos».

Un año antes, el 4 de diciembre de 2006, Vázquez había ordenado la custodia militar y policial de Botnia, en Fray Bentos, luego de que la Dirección Nacional de Inteligencia del Estado (del Ministerio de Defensa) y la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (del Ministerio del Interior) advirtieran sobre el riesgo de sabotajes a la planta.

El cable enviado por el embajador Baxter recordó que «el respetado diario El Observador también informó que fuentes del Gobierno de Uruguay aseguraban tener información acerca de vínculos entre la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) de la Argentina y los ambientalistas argentinos para realizar actividades de propaganda contra la planta. Aunque la embajada no tiene reportes directos de estas potenciales amenazas, el clima de incertidumbre y temor es palpable a través de estos informes de prensa».

Los correos diplomáticos también reproducen otras supuestas consideraciones de un ministro de Tabaré, Jorge Lepra, sobre los Kirchner (ver aparte), entre otros. La embajada expresa hasta sorpresa por la contundencia de las palabras de los funcionarios uruguayos.

«El conflicto sobre las plantas de celulosa se descontroló durante la presidencia argentina (del Mercosur). Nadie esperaba un conflicto tan áspero, no sólo por las tradicionales relaciones de buena vecindad entre ambos países, sino también por la percepción inicial de una afinidad ideológica entre Vázquez y Kirchner. Trascendió que el presidente Vázquez se ofendió profundamente con el presidente Kirchner al no recibir una respuesta a su carta personal reclamándole una reunión especial del Mercosur para tratar el tema de las plantas de celulosa», citó El País sobre otro texto de febrero de 2006 del funcionario James Nealon.

No son las primeras novedades que surgen de WikiLeaks sobre supuestos comentarios poco amistosos entre gobernantes vecinos que se suponían con afinidades personales e ideológicas. Otro texto había revelado que la chilena Michelle Bachelet habría cuestionado, en una comida con el encargado de EE.UU. para América Latina, Arturo Valenzuela, en Santiago, que Cristina de Kirchner «tiende a creer los rumores y los artículos calumniosos de prensa y tiene tendencia a hacer comentarios desafortunados en público». La expresidente chilena también habría criticado la falta de solidez de las instituciones argentinas y sus «problemas de credibilidad».

Otros reportes indicaron que los Gobiernos de los Kirchner se ofrecieron a mediar ante Evo Morales, pero que le pidieron al entonces encargado de George W. Bush para América Latina que «sea cuidadoso» para que el presidente boliviano no perciba una «operación política» en su contra.

Los cables que viene revelando El País también tienen implicancias en la política interna uruguaya, dado que revelan una desconfianza insospechada de la embajada norteamericana con el Gobierno de izquierda. Como ya reprodujo este diario el viernes pasado, entre otros puntos, los correos diplomáticos indicaron que:

· La Embajada de Estados Unidos analizó la posibilidad de que Uruguay estuviera involucrado en una triangulación secreta de armas entre Venezuela e Irán, violando un embargo de la ONU, y el implicado en el texto fue el hermano de Tabaré Vázquez, hoy viceministro del Interior y prosecretario de la presidencia en el Gobierno anterior.

· La legación tuvo una visión muy negativa del desempeño de Reinaldo Gargano como canciller entre 2005 y 2008. Lo consideró «antinorteamericano», «ideológicamente terco», un «fuerte defensor de estrechar lazos con Cuba» y «uno de los elementos más radicales de la coalición» de Gobierno.

Ámbito Financiero

Dejá tu comentario