Extiende Moyano su bloqueo contra Siderar

Edición Impresa

El sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, extendió ayer a todo el complejo industrial Siderar su bloqueo en demanda de las indemnizaciones de 18 choferes que quedaron sin trabajo tras la quiebra de una transportista. El conflicto, que arrancó el lunes, escaló velozmente hasta motivar la intervención del Ministerio de Trabajo, que citó para hoy a las 17 a los representantes del gremio y de la siderúrgica del grupo Techint.

Con al menos seis de sus plantas en la provincia de Buenos Aires y en Rosario paralizadas e imposibilitadas de ingresar y sacar mercadería, Siderar salió públicamente a condenar la medida de fuerza por considerarla ilegítima y se declaró ajena al conflicto. Frente a la inminente ronda de paritarias, con la consecuente conflictividad en alza, el bloqueo era seguido de cerca por empresarios y Gobierno ante la eventual escasez de acero y hojalata producidos por la compañía, vitales para industrias como la construcción y la automotriz.

Marcelo Aparicio, secretario gremial de Camioneros, confirmó anoche que la medida de fuerza seguía "por tiempo indeterminado" y que se había extendido a otras plantas, luego de haber arrancado el lunes en la mayor de Siderar, en San Nicolás. "Me llamó Noemí Rial (viceministra de Trabajo) y nos citó para las 17 a una audiencia de conciliación. Y eso que Siderar dice que no tiene nada que ver", le dijo Aparicio a Ámbito Financiero.

Como informó ayer este diario, el gremio envió el lunes a primera hora a San Nicolás micros con afiliados para dar comienzo a un bloqueo que rápidamente se amplió a otras plantas de Siderar ante la falta de respuesta de la compañía a sus demandas.

El conflicto está centrado en el cese de actividades de Vilaltella & Valls, una transportista que trabajaba para el complejo Ternium-Siderar y que quebró. Ante la imposibilidad de exigirle a la empresa de camiones el pago de las indemnizaciones de 18 choferes, el sindicato hizo responsable solidaria a la siderúrgica y le reclamó el pago de $ 10 millones.

El enfrentamiento entre Moyano y la firma de Paolo Rocca recuerda uno similar, con los mismos protagonistas, que se desarrolló entre julio y septiembre de 2010 y que también derivó en varios días de bloqueos de camioneros.

La compañía siderúrgica emitió un comunicado en el que se desligó del reclamo: "Siderar resulta ajena al conflicto, pues fue sólo uno más de los muchos clientes de la empresa Vilaltella & Valls. Más aún, esta empresa dejó de prestar servicios de transporte a Siderar en junio de 2012", señala el documento. Y agrega que el reclamo de 10 millones de pesos en indemnizaciones "supera largamente el volumen de facturación que la transportista tenía por entonces" con la empresa de Techint.

La firma admitió que "el bloqueo afecta no sólo a las plantas de San Nicolás y Ensenada sino también a las otras instalaciones productivas de Siderar (Florencio Varela, Rosario y Haedo) que reciben material semielaborado desde esas plantas y que se ven impedidas de continuar su normal proceso productivo". "La medida ilegítima impuesta por Sichoca (sigla del gremio) está impidiendo a Siderar el despacho de 9.000 toneladas/día de chapa de acero destinada a la industria de la construcción, al sector automotor, agro y línea blanca, con la consiguiente afectación a toda la cadena de valor siderometalúrgica. De continuar el bloqueo que impide el normal desarrollo del proceso productivo y el despacho previsto de productos terminados, el impacto comenzará a sentirse en la actividad de la industria aguas abajo y en los propios empleados de Siderar, que no podrán realizar sus tareas habituales", advierte.

M.M.

Dejá tu comentario