Francisco recibió a la familia de Maldonado y se preocupó por la libertad de expresión

Edición Impresa

En otra jornada con condimentos bien argentinos y en donde volvió a deslizar opinión respecto a la situación del país, el Papa Francisco recibió ayer en su residencia de Santa Marta a la familia de Santiago Maldonado, a quienes les expresó su acompañamiento en "la búsqueda de verdad y justicia" en la causa que investiga las causas de la muerte del joven artesano. Más temprano, durante un breve contacto que mantuvo con un conductor televisivo de la Argentina cuyo programa fuera levantado de un canal de noticias, le manifestó su preocupación por la "falta de libertad de expresión".

La audiencia de la que partiparon la madre de Maldonado, Stella Maris Peloso, su hijo mayor, Sergio, y la esposa de él, Andrea Antico, se extendió por más de una hora, tras el cual hablaron los protagonistas. "Fue muy cálido con nosotros, nos escuchó muy atento. Stella le contó cómo era Santiago. Nos dijo que nos acompaña. Fue muy importante para Stella y Sergio", relató Antico desde Roma.

La familia le contó lo que vivió todo este tiempo. "Rescato mucho de ustedes cómo actuaron frente a todo lo que les pasó. Es muy digna su actitud", les remarcó el Papa, quien se tomó una foto con toda la familia, en un claro mensaje de apoyo y solidaridad.

"Era muy importante para Stella, que es muy creyente, que ella pueda hablar con él. Estuvo muy conmovida. Nosotros tenemos esperanza de que este encuentro sirva para que ayude a la investigación y que se haga justicia", comentó la cuñada del fallecido Maldonado Francisco le había escrito una carta a Peloso en la que expresaba sus condolencias y le brindaba consuelo. "En estos momentos de tanto dolor y tristeza le hago llegar la seguridad de mi cercanía y de mi oración; rezo por usted y por sus hijos. Que Jesús la bendiga y la Virgen Santa la cuide", decía el texto de aquella misiva.

También ayer, el Sumo Pontífice saludó a varios feligreses que se encontraban participando de una actividad en el Vaticano, y al acercarse al periodista Santiago Cúneo para saludarlo, efectuó un comentario que fue interpretado también como una opinión política. "Estamos muy preocupados por los ataques a la libertad de expresión", le dijo Cúneo al Papa, quien rápido de reflejos le respondió: "Era hora que empezaran a preocuparse".

Dejá tu comentario