Frena el Gobierno intento para reabrir las paritarias

Edición Impresa

Tampoco se renovará discusión de proyecto para repartir ganancias, aunque Moyano reclame

El Gobierno cortó ayer de raíz la posibilidad de reabrir las paritarias de este año. Así, anticipó la respuesta a uno de los posibles reclamos que se manejan cerca de Hugo Moyano como eventuales gestos de protesta sindical ante la decisión oficial de prescindir del gremialismo clásico en las listas para diputados nacionales. El encargado de abortar esta posibilidad fue ayer el propio Carlos Tomada, quien aseguró que las negociaciones salariales de 2011 se concretaron «con un nivel de conflicto menor» al de años anteriores, por lo que «no habrá reapertura de paritarias». Según el ministro de Trabajo, «en ocho años de negociaciones colectivas, eso nunca ocurrió».

La posibilidad de volver a negociar salarios había sido alentada, aunque no públicamente, en la reunión que el martes mantuvieron Hugo Moyano y un puñado de seguidores cercanos a su conducción en la CGT en el predio de los empleados plásticos. Allí, algunos sindicatos, como los textiles y panaderos, de los primeros que cerraron sus negociaciones este año con alzas cercanas al 25%, mostraron cierta inquietud por la lejanía de este incremento frente al 35% que firmaron otros gremios que demoraron en sus acuerdos. Entre éstos se ubican los grastronómicos de Luis Barrionuevo, los empleados de comercio de Armando Cavalieri y los bancarios de Juan José Zanola, todos sindicatos enfrentados a la conducción moyanista. Por ello se especulaba el martes en el predio de los plásticos que el malhumor moyanista podría expresarse luego de las elecciones de octubre en el reclamo de reabrir las paritarias.

Según Tomada, en 2011 las discusiones por salarios se llevaron a cabo «con un nivel de conflicto menor al que hubo en años anteriores». Además, enfatizó que «cuando comenzaba el año, muchos presagiaron, apostando a la catástrofe, que estas negociaciones iban a ser con un nivel de conflictividad insoportable, y que los sindicatos iban a hacer reclamos violentos». Para el ministro, «este activo, que son las paritarias, ya es un capital social instalado definitivamente, que ha vuelto a dar un resultado de acuerdo con las necesidades de todos».

Pero la posible reapertura de las paritarias no es la única acción directa en la que piensan algunos moyanistas para aplicar después de octubre por haber quedado fuera de las listas para diputados nacionales. Dentro de la conducción cegetista se habla de darle un nuevo impulso en el Congreso al proyecto del legislador Héctor Recalde de avanzar en una redistribución del Impuesto a las Ganancias de las empresas. Esta ley se encuentra estacionada en Diputados, como el resto de las normas que se esperaba tratar este año, congeladas por la campaña electoral. Sin embargo, también aquí ya hay una decisión tomada por el Gobierno: dejar la discusión de este proyecto para el próximo Parlamento. Como además se trata de un proyecto que para aplicarse necesita un año fiscal completo, de haber una sanción y una reglamentación sería el próximo ejercicio, con lo que recién comenzaría a aplicarse para 2013. La demora, además, serviría para complacer al sector empresarial.

Dejá tu comentario