Fue masivo en Barcelona el repudio a la represión policial

Edición Impresa

Las principales rutas de la autonomía rebelde estuvieron bloqueadas. Hubo incidentes en algunos pueblos. El Ejecutivo español les descontará el día a los empleados públicos que se plegaron.

Barcelona - Más de 700.000 personas protestaron ayer durante una huelga general de Cataluña contra la represión policial del domingo pasado durante el referéndum independentista.

El llamado "paro del país" había sido convocado por entidades independentistas la semana pasada en defensa de una nueva república catalana, pero tras la represión de la Guardia Civil y la Policía Nacional para impedir la celebración del referéndum, se convirtió en una masiva protesta contra la actuación de la Policía que causó 844 heridos.

El Gobierno regional catalán llamó a participar en la huelga que fue convocada por entidades independentistas como Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium y sindicatos minoritarios, y al que se plegaron también las universidades catalanas y la Federación Catalana de Fútbol, entre otros.

La Policía municipal de Barcelona indicó que 700.000 personas se manifestaron ayer en la ciudad. Un vocero del Ayuntamiento precisó que ese cálculo tomaba en cuenta varias manifestaciones realizadas durante la jornada.

Videos difundidos en las redes sociales mostraron que en algunos pueblos de las afueras de la capital catalana, la Guardia Civil volvió a golpear a los manifestantes.

En la Plaza de Cataluña de Barcelona numerosos manifestantes llevaban pancartas en las que se podía leer "No soy independentistas, pero estoy en contra de la violencia policial", aunque el grito más coreado era "independencia".

Las principales rutas catalanas fueron cortadas y la huelga tuvo un gran seguimiento en las pequeñas empresas, mientras que entre las grandes fue menor.

La sede de la fuerza del presidente Mariano Rajoy, el conservador Partido Popular (PP) en Barcelona quedó rodeada por unas 2.000 personas que responsabilizaron al partido por los incidentes. También la de los liberales de Ciudadanos, primera fuerza de oposición en Cataluña, se vio cercada.

El Gobierno catalán anunció que no descontaría la jornada a los funcionarios que se sumaran a la medida de fuerza.

Sin embargo, la administración de Carles Puigdemont tiene las cuentas intervenidas por el Gobierno español desde mediados de septiembre y Madrid anunció que sí descontará el día.

El presidente de la entidad independentista Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, pidió en la manifestación de Barcelona a Puigdemont que se proclame la independencia "sin más dilación".

Los resultados del desordenado referéndum del domingo, con una participación del 42% y un voto favorable del 90%, fueron anunciados el domingo, pero aún no fueron proclamados oficialmente.

Agencias ANSA, AFP y DPA

Dejá tu comentario