13 de abril 2017 - 00:00

Fuerte cuestionamiento a Aranguren en la renuncia de un secretario del área

José Sureda, exsecretario en Energía. Fui entendiendo que la diversidad de opiniones es para usted un problema muy difícil de resolver”.
José Sureda, exsecretario en Energía. "Fui entendiendo que la diversidad de opiniones es para usted un problema muy difícil de resolver”.
José Sureda, que hasta el martes de esta semana se desempeñó como secretario de Recursos Hidrocarburíferos del Ministerio de Energía, y era en la práctica el segundo funcionario en importancia dentro de la cartera, difundió una carta de renuncia con duros términos sobre el ministro Juan José Aranguren. "La distancia entre mis convicciones y su estilo de gestión -afirmó- llegó a ser tan grande que me enfrenté a un dilema de hierro: o mis convicciones o su autoritarismo".

Sureda dijo que la balanza se terminó de inclinar el martes "cuando Taos Turner, periodista, pero por sobre todas las cosas mi amigo, vino a visitarme para hacerme algunas preguntas totalmente técnicas sobre los hidrocarburos no convencionales y, por intermedio de su hombre de prensa, usted no le permitió el ingreso".

Pero también indicó que los desencuentros fueron de más larga data y de índole profunda: "Inicié este camino en el último tramo de mi vida, pensando en los que vendrán, no tengo otro interés. Ya es tarde para dar rienda suelta al ego o al bolsillo". Pero mucho más tarde aun para torcer mis convicciones que poco a poco fui descubriendo no son las suyas".

Asimismo, Sureda aseguró que "con el paso del tiempo fui sintiendo que cada vez estábamos más lejos", y añadió: "Fui entendiendo que la diversidad de opiniones es para usted un problema muy difícil de resolver, y que las decisiones que pensábamos tomar iban quedando en el camino víctimas de la coyuntura del cortísimo plazo que pasaban a ser los nuevos objetivos, fijados extra muros".

Aprendizaje

También dijo "como no soy hábil en política -y sospecho que usted tampoco lo es- pensé que valía la pena acompañarlo en el duro y, tal vez, tardío aprendizaje de la política aplicada a satisfacer las necesidades energéticas de nuestro país". Afirmó además: "Si usted cree que la libertad ajena es un bien transable que usted puede arbitrar a su gusto, debo decirle que no estoy de acuerdo".

Por último, el funcionario renunciante le dijo a Aranguren: "Jamás podrá usted gestionar con éxito sin un equipo, y sin confianza ni respeto, no hay equipo".

Durante el día, circularon versiones que atribuyeron la renuncia de Sureda a una merma de la influencia del grupo Bridas en el Gobierno de Mauricio Macri, ya que el exfuncionario había sido un directivo de relieve en esa empresa.

Entre los rumores, se mencionó el descontento por la oferta que hizo YPF para quedarse con la refinería y la red de estaciones de Shell por razones de competencia. Pero esa operación está todavía apenas esbozada y en principio resulta difícil que se concrete porque es, ante todo, un mal negocio para la petrolera de mayoría estatal.

Las divergencias sobre los temas energéticos pueden haber sido varias entre Aranguren y Sureda, pero lo decisivo parece haber sido la falta de respeto dentro del equipo y la sujeción del primero a las opiniones de los vicejefes de Gabinete, incluso en cuestiones de tanta importancia como los aumentos de tarifas.

Dejá tu comentario