Fuertes subas en Wall Street

Edición Impresa

El mercado accionario americano ha generado lo que hace mucho tiempo no vemos: una suba lineal en el Dow Jones desde niveles de 8.095 a 9.095 en dos semanas de operaciones, el S&P500 pasó de niveles de 869 hasta niveles de 980 puntos, y el Nasdaq desde niveles de 1.395 hasta niveles de 1.600 puntos.

Han sido semanas de reportes de balances, y éstos han sido mejor que lo pronosticado por la mayoría de los analistas (las noticias sorprenden para mejor).

La recuperación bursátil fuerte del segundo trimestre ha anticipado mejores resultados que los esperados, los que, publicados, sirvieron de retroalimentación para continuar con las fuertes subas que se vienen generando en Wall Street desde marzo de 2009, y en Latinoamérica desde los pisos de fines de octubre del año pasado.

Engaño técnico

Dos semanas atrás, cuando escribíamos del Dow Jones decíamos que el mercado estaba operando debajo de su media de 200 días y que había confirmado una figura de cabeza y hombros bajista que nos daba un ajuste intermedio hacia los 7.700-7.500 para recién desde allí producir el rally que nos llevaría a 9.600 como mínimo, 10.400 como ideal y 11.300 como objetivo optimista hacia fines de setiembre, como habíamos anticipado en el mismo mes de marzo de este año (como es costumbre casi en soledad).

Sigue siendo asombroso luego de 25 años de seguir los mercados cómo el mercado pone bajista al alcista para subir, y viceversa, alcista al bajista para bajar. Una máxima dice que cuando el más alcista capitula y se vuelve bajista, el mercado está listo para subir y al revés: cuando el más bajista se vuelve alcista, el mercado ya está maduro para bajar. De hecho, el mercado sanciona consensos: cuando la mayoría está positivo para el mercado y torna positivo a los que estaban cautos o negativos, el mercado está en su techo, y al revés: cuando la mayoría está negativa y torna negativos a los que estaban pensando que estábamos en precios bajos para comprar, es momento de un piso importante.

En nuestro caso, la figura de cabeza y hombros nos puso bajistas de corto plazo para ir a buscar 7.700-7.500 y recién desde allí el mercado generar el avance a 9.600, 10.300 y 11.200, el mercado se ocupó de anular la figura bajista de cabeza y hombros, ponerse arriba de la media y en sólo 10 días de operaciones subir 1.100 puntos al compás de buenas noticias, en realidad números mejores que lo esperado. De eso se trata, de cambio de percepciones y de humor.

La gente espera lo peor y el mercado sube bastante, la gente espera algo conservador, y las noticias son mejores y sube más, hasta que la gente capitulará en mayoría y esperará lo mejor y allí será el fin del mercado alcista, porque el mercado es anticipación y se satura tanto a la baja como al alza, tanto en la depresión como en la euforia. La ciclicidad y la ciclotimia que gobiernan los mercados siempre se ocupan de hacer lo suyo una y otra vez.

En nuestro caso, si bien la figura técnica anulada nos puso bajistas de corto plazo, nunca abandonamos la idea del rally hacia los 9.600, 10.400 u 11.200, que en nuestros reportes técnicos de fines de marzo de 2009 proyectábamos para setiembre de este año.

En efecto, nuestros pronósticos consideraban que el año 2009 iba a ser lo que fue 1930 en la crisis 1929-1932, el año de la gran recuperación. Lo observado ratifica dicha proyección.

También proyectamos que la psicología iba a mutar de terriblemente negativa a positiva y eso ya está ocurriendo. Esta psicología muta del negativismo extremo del primer trimestre de 2009 a decir que lo peor ya pasó a finales del segundo trimestre, que los números que salen son mejor que los bajos números esperados (comentarios de estos días), que la recesión será más corta que lo esperado (algunos comentarios ya se escuchan), que la acción conjunta de los países doblegó la crisis, que la caída generó precios históricamente bajos que nunca más veremos, y que un gigantesco mercado alcista de Dow de 15.000 o 20.000 puntos para los próximos años ha comenzado (hay algunos analistas que lo pregonan). En los últimos días ya empezaron a sonar estos comentarios. Cuando se masifiquen, cuando quede en el olvido la crisis de 2008 y, por supuesto, con un Dow en 10.400 y 11.300 puntos, la mayoría dirá que ya estamos en un ciclo nuevamente virtuoso proyectando crecimientos nuevamente en la economía y la continuidad alcista en el Dow hacia 14.500-15.000-17.000 y por qué no 20.000 puntos, ése será el momento en que el mercado habrá consumado el bull trap (trampa para toros) y vendrá una fuerte caída similar a la verificada en el año 2008, probablemente para el último trimestre de 2009 y el año 2010, pero hasta setiembre de este año debemos seguir viendo el crecimiento del optimismo acompañado de los precios en alza.

Pesimismo

Idealmente, en setiembre de este año con un Dow en 10.400-11.300 y con una psicología optimista será momento de ponerse negativo. No es bueno ser agorero, pero creemos que la estructura

de la caída del mercado bajista desde el año 2007 no terminó en 6.470 de Dow ni en los 666 y que toda esta recuperación que todavía tiene tiempo y precios para desarrollar idealmente 15%-20 % de los actuales valores para los próximos dos meses será íntegramente retrocedida hacia el año 2010.

Volviendo al corto plazo, si bien el mercado siempre sorprende, ninguna suba es lineal. Tanto el S&P500 como el NASDAQ están sin resistencias de importancia a la vista. El Dow tiene su primera en los niveles de cierre del viernes, y la próxima en niveles de 9.600 puntos. En el caso del S&P500 estamos cerca del nivel psicológico de los 1.000 puntos.

Luego de 12 días de suba lineal y aún con la visión de que iremos a niveles superiores a los 10.000 para los próximos dos meses, un ajuste es posible para recortar parte de las ganancias de los 1.100 puntos, al menos deberíamos ver un recorte a la zona de 8.650-8.580 puntos, la media móvil de 200 días ha quedado muy rezagada en los 8.350. Luego de este recorte deberíamos ver un nuevo avance para llevarnos a los objetivos de 9.600, 10.400 y 11.200.

Teniendo en cuenta que el mercado sorprende, aun en el escenario de un recorte mayor, posible de un regreso a los 8.100-7.900 puntos seguiremos esperando un rally hacia los 10.400-11.200, que es nuestro objetivo para ser alcanzado en el año 2009; recién allí creemos que los toros (alcistas) dejarán de gobernar a los mercados, y los osos (bajistas) que se han retirado volverán a gobernar el desarrollo de los precios.

El avance desde los mínimos de marzo de 2009 creemos que es un bear market rally, una suba intermedia entre dos grandes caídas, es una suba que recorta el 50% o el 62% de la primera caída y prepara el terreno para la segunda gran caída.

En este caso, parte de 2007 y todo 2008 hasta marzo de 2009 fue la primera caída de los mercados, desde marzo y gran parte de 2009 es el bear market rally recuperación que nos debe llevar al 50% o 62% (de allí surgen los 10.400 y 11.200 de Dow) para luego, para 2010, producir una nueva caída que posiblemente recién llegue a su fin hacia el año 2011, bien debajo de los 6.470 puntos del Dow y de los 666 del S&P500.

Veremos....

Dejá tu comentario