"Ganamos con corazón"

Edición Impresa

Pata Curello tuvo emociones fuertes en este abril, ya que sopló 31 velitas, nació su primera hija, Valentina, y se consagró con su seleccionado.

Necesitábamos esta victoria. Este grupo se esforzó al máximo, fue superando barreras hasta alcanzar el objetivo. Camino a la final supimos sobreponernos y partido a partido fuimos superando todas las adversidades. Teníamos muchas ganas de sacarnos la espina de los últimos años y poder regalarnos una victoria tan esperada, comentó el capitán tucumano.

La garra de los Naranjas es conocida en todo el país y el mundo. Por eso, Pata Curello considera que con este logro estuvieron a la altura de la historia. Así se juegan las finales, con inteligencia. Lo bueno de Tucumán es que pusimos buena defensa y también el corazón, admitió.

Respecto de la final, el capitán opinó que al partido lo jugamos como lo habíamos planificado. Tanto técnicos como jugadores estábamos convencidos de que nos convenía el juego corto. Había que tenerla y controlarla a la pelota sobre el final. Rosario es un equipo que cuando tiene la pelota es peligroso y contraataca muy bien. En el primer tiempo no nos salieron bien las patadas. En lugar de ponerla al fondo la dejábamos corta, pero corregimos eso en el complemento, reflexionó.

Por último, Pata, como le dicen sus compañeros, se mostró real-mente feliz por el título obtenido. Que lindo que es volver a ser campeones. Este año, y en esta final, no se podía fallar. Y hoy estoy muy feliz. A este partido lo ganamos porque jugamos con mucha concentración durante los 80 minutos. Y tratamos de no dar por perdida ninguna pelota. Con un hombre menos defendimos y supimos sacar a flote este partido, completó.

Dejá tu comentario