Grave: mantienen toma de Jefatura policial en S. Luis

Edición Impresa

San Luis - El conflicto policial en la provincia que comenzó hace dos semanas por mejoras salariales y que derivó en la toma desde el miércoles pasado de la Jefatura Central de la fuerza, continúa sin solución y con posturas desencontradas entre los manifestantes y el Gobierno que lidera Claudio Poggi.

"Mientras ellos no abandonen el edificio de la Policía, no se va a retomar el diálogo. Esa postura no se va a modificar", señalaron desde el entorno de Poggi a Ámbito Nacional. Pese a la medida de fuerza, el Gobierno puntano dejó en claro que la prestación de seguridad seguirá garantizada en todo el distrito.

El miércoles pasado, el juez del Crimen Nº 2 de San Luis ordenó el desalojo del establecimiento ocupado, mientras que el jueves, el gobernador confirmó la designación de Oscar Papaño -exsubjefe de la fuerza- como nuevo titular de la Policía de San Luis, tras la renuncia presentada por Miguel Ángel Ubieta. No obstante, la situación no se descomprimió.

Desde el Gobierno puntano consideraron que "no se puede elevar el sueldo ahora cuando en medio año se les otorgó un aumento del 25%, sería injusto para el resto de los trabajadores estatales". El temor, aseguran, es que un reconocimiento de ese tipo provoque una andanada de reclamos en otros sectores.

En cuanto al desalojo, un funcionario que conoce de cerca el reclamo policial manifestó la imposibilidad de enviar a Gendarmería para llevar a cabo la orden impuesta desde la Justicia ya que en el edificio se encuentran los hijos de los efectivos, siendo la mayoría menores de edad.

Por otra parte, el asesor letrado de los uniformados, Alejandro Miranda expresó el fin de semana que estaría dispuesto a dar "un paso al costado" en caso de resultar un obstáculo. Sin embargo, hasta ayer no había tomado ninguna decisión al respecto.

Con las posturas cada vez más enfrentadas se prevé que el conflicto en cuestión continúe, al menos, durante toda la semana.

Dejá tu comentario