Grave: Servini fue espiada en Tribunales

Edición Impresa

La jueza federal María Servini de Cubría denunció ayer que la Policía había encontrado un micrófono dentro del teléfono de su despacho, en el Palacio de Tribunales, y señaló que lo tomaba «como una intimidación» y vinculó la intervención a la investigación sobre los fondos de la campaña presidencial de 2007, que impulsa en tanto magistrada con competencia electoral.

Luego del hallazgo en su oficina de los agentes federales el lunes pasado, Servini de Cubría radicó la denuncia en el juzgado a cargo de Julián Ercolini, quien ya llevaba la causa por la denuncia de robo de expedientes, que la magistrada había hecho en junio pasado, semanas antes de las elecciones legislativas.

La jueza explicó ayer en declaraciones a la prensa que «me llamaba la atención que había cosas que se publicaban en los medios sobre conversaciones que habíamos tenido en mi despacho con mi secretaria» y resaltó que «los temas que hablamos eran sobre los gastos de la campaña electoral».

El lunes por la mañana, durante una inspección de rutina, la Policía encontró un micrófono oculto en el teléfono de su despacho. Los agentes también determinaron que se había intentado abrir un cajón del escritorio de la magistrada, ya que había una llave rota en su cerradura, sin que Servini intentara abrirlo desde el viernes pasado.

En junio pasado, la jueza había denunciado el robo de su despacho de un escrito de descargo que preparaba para presentar ante el Consejo de la Magistratura. En ese momento, se dirigió públicamente a Cristina y Néstor Kirchner para solicitarles la aclaración del hecho.

Como jueza electoral, Servini de Cubría lleva la denuncia contra el financiamiento de la campaña presidencial de Cristina de Kirchner y Julio Cobos. La magistrada investiga si hubo violaciones a la Ley 26.215, de financiamiento de los partidos políticos.

La pesquisa se reactivó en estas últimas semanas a partir del escándalo que generó la causa por la mafia de los medicamentos, que lleva el juez Norberto Oyarbide, y que presentaría ciertas conexiones con los fondos electorales, ya que algunos de los aportantes de 2007 estarían implicado en ese caso. Los aportes de empresarios farmacéuticos representaron el 30 por ciento de los fondos en esa campaña. Por eso, Servini de Cubría ordenó una serie de medidas en relación con la investigación de Oyarbide que todavía están en análisis en el juzgado.

Dejá tu comentario