15 de noviembre 2013 - 00:00

Homenaje

Homenaje
Los restos del expresidente brasileño Joao Goulart, derrocado en 1964, recibieron ayer a su llegada a Brasilia las honras fúnebres reservadas a un jefe de Estado que le fueron negadas por la dictadura militar. El ataúd del líder izquierdista, exhumado en la víspera en un procedimiento que busca determinar si murió envenenado en la Argentina hace 37 años, fue recibido en la Base Aérea de la capital en una ceremonia encabezada por la mandataria Dilma Rousseff, quien estuvo acompañada por la viuda del exmandatario, María Thereza, y los exgobernantes José Sarney, Fernando Collor y Luiz Inácio Lula da Silva.

Dejá tu comentario