Hostilidad con la bloguera Yoani

Edición Impresa

Río de Janeiro - La bloguera disidente cubana Yoani Sánchez criticó ayer el tono "agresivo" de las protestas que enfrentó por parte de manifestantes procastristas en su visita a Brasil.

"Los gritos, los insultos... Fue como si hubiesen sido orquestados por terroristas", afirmó, al comentar la manifestación de alrededor de medio centenar de activistas de izquierda que el lunes a la noche impidió la exhibición de la película documental "Conexión Cuba>Honduras", del realizador brasileño Dado Galvao, en la que es una de las entrevistadas.

En una conferencia de prensa concedida ayer en la ciudad nororiental de Feira de Santana -a unos 100 kilómetros de Salvador de Bahía-, a la que compareció protegida por una escolta policial, la periodista se manifestó segura de que los que la acusan de ser financiada por opositores del régimen castrista y la CIA "no leen lo que yo escribo en mi blog (Generación Y)". "No me sorprendió la manifestación. Estoy acostumbrada a ello, ya fui amenazada por portales del Gobierno cubano y era consciente de que recibiría una respuesta contra mi iniciativa de escribir el blog y salir del país. Mi Gobierno actúa en forma dura y sucia contra sus adversarios", agregó.

Desde que desembarcó el lunes en Brasil, Sánchez enfrenta actos de protesta contra su visita por parte de militantes procastristas que la acusan de "traidora", "mercenaria" y "agente de la CIA". Los actos de hostilidad dirigidos a Sánchez se suman a informaciones publicadas en la última edición de la revista opositora brasileña Veja, que aseguró que el Gobierno cubano habría preparado un proyecto de desmoralización de la periodista, con ocasión de su gira internacional.

La versión fue descartada por el canciller brasileño Antonio Patriota: "No conozco este movimiento ni tampoco me enteré de ninguna medida en este sentido", dijo el ministro, quien subrayó al mismo tiempo que la misma presencia de Sánchez en Brasil refleja "un proceso de mayor libertad para los ciudadanos cubanos, que ha sido reconocido internacionalmente".

Por otra parte, el marido de Sánchez, Reinaldo Escobar, reveló que "fueron más complicados los trámites para entrar a la Argentina que para conseguir la visa en Estados Unidos, Europa o Brasil". "Hay que pedir turno con mucha anticipación. Y el turno se puede pedir sólo por teléfono, porque si uno va a la embajada, dicen que no pueden darle un turno a viva voz. Y en el teléfono no contesta nadie", dijo.

En ese sentido, el canciller Héctor Timerman negó ayer que detrás de las demoras para realizar el trámite haya un móvil político. "Por supuesto que puede aplicar, la Argentina no tiene ningún inconveniente", dijo junto a Patriota. "Si hubiera sido de esa manera la decisión la hubiera tomado yo y yo no tomé ninguna decisión al respecto. Si pide una visa se la va a tratar como a todos los cubanos, sin ningún tipo de discriminación", añadió.

Agencias EFE, AFP y ANSA

Dejá tu comentario