Houston inauguró el mayor archivo digital de arte latinoamericano

Edición Impresa

Desde hace apenas unos días está disponible en Internet el archivo digital de arte latinoamericano más grande del mundo. Se trata de una noticia para celebrar: la documentación reunida sobre el siglo XX por el Museo de Bellas Artes de Houston y el ICAA (Centro Internacional de Investigación para el Arte de las Américas), es un tesoro para los investigadores, docentes y estudiosos del arte. Además, esta herramienta crucial para realizar exposiciones, formar colecciones y consultas en general, se ofrece gratuitamente en la dirección: www.icaadocs.mfah.org

Diez años de trabajo y una inversión de 50 millones de dólares, sumados al empenio de la curadora de Arte Latinoamericano del poderoso Museo de Texas, y directora del International Center for the Arts of the Americas, la puertorriqueña Mari Carmen Ramírez, fueron necesarios para subsanar una carencia que los expertos consideran «endémica» y que aislaba a Latinoamérica del resto del mundo.

Lo cierto es que un nuevo horizonte se abre con la posibilidad de acceder a los más de 10.000 documentos que permiten ver las publicaciones, los escritos de nuestros artistas, sus manifiestos y los textos de periodistas, escritores, críticos y curadores, algunos inéditos. Para comenzar, convertirse en usuario es tarea sencilla, luego de cumplir con la formalidad de inscribir el nombre y una dirección de correo electrónico resulta posible acceder a los archivos en formato PDF, leerlos, imprimirlos, compartirlos y hasta generar crear un registro propio de favoritos.

Para comprender la importancia que reviste este archivo, basta remontar el tiempo hacia atrás. Cuando la democracia comenzó a extenderse por Latinoamérica, los operadores culturales y del mercado del Norte que antes llegaban sólo hasta México, bajaron hacia el Sur interesados en descubrir nuestro arte. Pero los latinoamericanos no habían escrito la historia de sus artistas, como supieron hacerlo los europeos, y luego los estadounidenses, con ese relato casi heroico de la Escuela de Nueva York, que les significó el ingreso al circuito internacional.

Se sabe: el conocimiento de la historia es condición imprescindible para realizar cualquier tipo de estudios críticos sobre arte y en las páginas del Archivo se anuncia: «Entre los países que figuran en la primera fase de este proyecto de varios años de duración están Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Perú, Puerto Rico y la comunidad latina de los Estados Unidos. El Archivo Digital del ICAA refleja los hallazgos de este monumental proyecto de digitalización. La incorporación de documentos al archivo es un proceso recurrente y continuo». «Visítenos a menudo», recomiendan, mientras en una entrevista, reconocen: «La Argentina jugó un papel fundamental en la concreción de este Archivo a través de la Fundación Espigas, uno de los depósitos más importantes de documentación».

Argentina

El Centro de Documentación para la Historia de las Artes Visuales de la Fundación Espigas en la Argentina (www.espigas.org.ar), es un emprendimiento privado que se creó en octubre de 1993 con el esfuerzo de Mauro Herlitzka y Marcelo Pacheco, la generosidad de numerosos donantes y, por supuesto, mucho menos dinero que el ICAA de Houston. No obstante, el capital fue suplantado por la voluntad de fundar algo que no existía y que resultaba imprescindible para escribir la historia de nuestro arte. De este modo, Pacheco cargaba sin prejuicios los documentos en su mochila y Herlitzca recorría el país de Norte a Sur en busca de material. Hoy, el archivo documental puede ser consultado por el público en general.

Con la colaboración constante de amigos, donantes y socios, Espigas fue una institución pionera que organizó un fondo bibliográfico y documental y una base de datos sobre arte argentino en el país y en el mundo, y arte internacional relacionado con la Argentina. La Fundación está integrada por Herlitzka, Teresa Bulgheroni, Alejandro Gorodisch, Adriana Rosenberg, Gabriel Vázquez, Salvador Carbó, Eduardo Grüneisen, Raúl Naón, Claudia Caraballo, Erika Roberts, Gabriel Werthein, Pacheco, y Marina Baron Supervielle.

Para los investigadores argentinos, Espigas es un lugar crucial y, cuando los vaivenes de la economía argentina pusieron en riesgo su subsistencia, las personas mencionadas se unieron para salvar un sitio que, por su misma condición y las relaciones en red que establece con otras instituciones, se torna irrecuperable.

En la actualidad, Espigas ofrece servicios arancelados: para investigaciones y búsquedas realizadas por personal de la Fundación y remitidas directamente a domicilio. Espigas Expreso, brinda información puntual relacionada con una exposición, una obra, un artista, una publicación, y Espigas Dossier: investigación exhaustiva de un artista u obra utilizando el fondo bibliográfico de la Institución.

Entretanto, el ICAA al igual que Espigas proyecta el desarrollo de una línea editorial que, desde ya, cuenta con frondosos recursos.

Dejá tu comentario