Íntima despedida a Amy Winehouse

Edición Impresa

Londres - Familiares y amigos se reunieron ayer en el cementario Edgwarebury en el norte de Londres en una ceremonia religiosa para dar el último adiós a la cantante británica Amy Winehouse. A sus padres, Mitch y Janis Winehouse, se sumaron su novio, el director de cine Reg Traviss, el productor musical Mark Ronson, Kelly Osbourne, la hija del rockero Ozzy Osbourne y el cantante Brian Adams.

«Mitch estuvo muy divertido», dijo un portavoz de la familia. «Contó algunas grandes historias de su infancia, sobre lo testaruda que era. Los familiares y amigos la reconocieron en estas historias y rieron junto a ellos». Los asistentes coincidieron en que fue una ceremonia más bien alegre y conmovedora.

La ceremonia incluyó oraciones en inglés y hebreo y fue oficiada por un rabino. El oficio terminó con una interpretación del tema «So Far Away» de Carole King, uno de los temas favoritos de Amy Winehouse.

Según Alfie Exekiel, amigo del padre de la cantante, entre 300 y 400 personas asitieron al funeral. Al parecer, las últimas palabras de su padre fueron: «Buenas noches, mi ángel, duerme bien. Mamá y papá te quieren mucho».

Después de la ceremonia, el cuerpo de Winehouse fue llevado al crematorio de Golders Green, un área judía al norte de Londres, donde también fue cremada la abuela de la cantante. «The Sun» señaló que la familia no cree que Amy haya muerto de una sobredosis, como sostienen los medios británicos. En cambio se habla de un infarto a raíz de una enfermedad cardíaca y los excesos de alcohol.

Dejá tu comentario