Jubilaciones suben más que los sueldos

Edición Impresa

• DESDE LA APLICACIÓN DEL ÍNDICE DE MOVILIDAD, CRECIERON UN 144%.
• SALARIO MÍNIMO: UN 91,7%

En los últimos tres años, los ingresos que más se incrementaron fueron las jubilaciones. Así lo afirmó ayer el titular de la ANSES, Diego Bossio, cuando resaltó que desde que se puso en práctica la ley de movilidad jubilatoria en 2009, la mínima que reciben los jubilados aumentó un 144%.

«En todos los casos la variación de las jubilaciones es muy superior al resto de las variaciones salariales», dijo ayer Bossio en declaraciones radiales (ver aparte). En rigor, la mínima pasó en marzo de 2009 de $ 690, valor en el que estaba en 2008, a $ 770,66. Los incrementos que le siguieron fueron, como dicta la norma, en cada marzo y septiembre. Así, el aumento llevó la jubilación a $ 827, $ 895, $ 1.030, $ 1.227, $ 1.434 y los $ 1.687 anunciados el miércoles por Cristina de Kirchner.

Al analizar la evolución de estos números y de los salarios se evidencia la intención redistributiva que persigue el Gobierno. Claro que los aumentos que registró la jubilación mínima no alcanzan aún a que la clase pasiva reciba un monto que represente un ingreso digno, ya que los $ 1.687 no son suficientes para los gastos que implica una canasta básica difundida por el INDEC.

Sin embargo, marca una mejora respecto al salario mínimo vital y móvil (SMVM): mientras que en 2008 la jubilación mínima representaba un 57,5% del SMVM (con un ingreso de $ 690 para la tercera edad comparado con los $ 1.200 en el que estaba el SMVM), teniendo en cuenta la última actualización jubilatoria ahora equivale a un 73,4% ($ 1.687 comparados con $ 2.300).

De hecho, mientras que los haberes de jubilados y pensionados se incrementaron un 144% en ese período, el incremento del salario mínimo en la Argentina subió un 91,7% (de $ 1.200 a los $ 2.300 actuales).

Peor fue el caso aún si la comparación se hace teniendo en cuenta el Coeficiente de Variación Salarial del INDEC. Mientras que en enero de 2009 el nivel del índice era de 285 puntos, en diciembre llegó a 537 puntos, es decir, un 89% más.

Hasta aquí, la mejora en los haberes jubilatorios y en el salario mínimo fue teniendo en cuenta el incremento nominal. No obstante, la inflación erosionó el poder de compra de estos ingresos. Si se toma en cuenta el IPC oficial elaborado por el INDEC, desde principios de 2009 el incremento acumulado de precios fue de sólo un 30%. Sin embargo, las estimaciones privadas sostienen que fue mayor y que llegaría a más del 50% durante estos 3 años. Así, la mejora en los bolsillos tanto de los jubilados como de los trabajadores se vuelve en realidad sustancialmente mejor que los 144% y los 91,7% nominales.

Dejá tu comentario