“La corrupción impide la competencia”

Edición Impresa

• LO DIJO FRÉDÉRIC JENNY, TITULAR DE LA COMISIÓN DE COMPETENCIA DE LA OCDE
El funcionario abogó también por respetar los derechos de propiedad. Destacó que los programas de clemencia contra los carteles son la “herramienta más exitosa de los últimos 20 años”.

El presidente de la Comisión de Competencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Frédéric Jenny, afirmó que la corrupción tiene una relación "dicotómica" con los mercados. En momentos en que la Justicia pone al descubierto carteles de la obra pública, el funcionario considera que los regímenes de arrepentidos o de clemencia fueron las herramientas "más efectivas" de los últimos 20 años en la lucha contra esas prácticas

Jenny mantuvo una entrevista con Ámbito Financiero en oportunidad de participar del Foro Latinoamericano y del Caribe y del Foro Iberoamericano de la Competencia, organizado por las autoridades argentinas en Buenos Aires. El evento se hace por primera vez en 16 años en el país:

Periodista: ¿Como está Argentina en materia de Defensa de la Competencia?

Frédéric Jenny: En el pasado la Argentina no ha tenido una aplicación muy activa de las leyes. Como resultado la intensidad de la competencia no era tan alta y eso se reflejaba en las tasas de desempleo y baja productividad. Pero Argentina no fue el único país que por mucho tiempo no aplicó su ley. Lo que aprendimos a nivel internacional, por los ejemplos de países de Europa del Este que han adoptado economía de mercado, es lo importante que es tener procesos competitivos, porque fuerza el mejor uso de los recursos: obliga a las empresas a ser más eficientes y les permite crecer más rápido

P:¿Qué efectos tiene la competencia sobre las empresas?

F.J.: Las impulsa a innovar para ser mejores que sus competidores. La intensidad de la competencia entre las empresa tiene efectos macroeconómicos. Y vimos en el último año, finalmente, que la Argentina se abrió a esta lógica. Decidió aprobar una nueva ley que es más efectiva y miró la experiencia de otros países para poder diseñar su propio sistema. Argentina adoptó herramientas modernas para la aplicación de leyes. Esto ha sido una revolución en términos de política económica

P: ¿Qué importancia tiene en un capitalismo sano con mercados competitivos evitar la corrupción?

F.J.: Hay una relación bidireccional entre la competencia y la corrupción. La corrupción es una falta del Gobierno de hacer cumplir las leyes. Impide que la competencia le permita a las mejores empresas ganar en el mercado. La corrupción impide la competencia. Uno piensa en las compras públicas: si el que gana es un amigo del Gobierno impide que llegue los beneficios a los consumidores. Si vemos la otra cara, la competencia exige un cierto grado de transparencia en el mercado. Y también exige que el desempeño de las empresas sea medido en términos económicos. Entonces, como promueve la transparencia, la corrupción es antinómica con la competencia.

P: Entonces, es evidente que no puede haber mercados sanos donde hay corrupción..,

F.J.: Es así. La competencia debe ser acompañada no obstante por otras políticas. Una de ellas es el respeto por los derechos de propiedad. De modo que los inversores puedan conservar los beneficios de su inversión. La protección de los consumidores también es otra, de manera que no se cometan abusos de parte de las empresas. Las licitaciones públicas también tienen que ser transparentes. En definitiva, la competencia es necesaria pero tiene que ser rodeada de otras políticas que la apuntalen.

P:¿Cómo se ven los casos de corrupción de estos años en Argentina en comparación con otros en el mundo?

F.J.: Si me preguntan por Brasil, puedo decir que hubo problemas en ambos países. También en países de Europa del Este sobre todo durante sus transiciones desde el socialismo a economías de mercado. Lo que se puede decir es que si no hay competencia no llegan los beneficios de la innovación y el crecimiento a los consumidores.

P:¿Puede convivir la transparencia con políticas del Estado destinadas a promover sectores?

F.J.: No debemos ser demasiados ideológicos. Deberíamos distinguir entre promover una o unas empresas en particular o promover sectores. Si hay un política industrial horizontal donde el Estado financia investigación y desarrollo para beneficio de todas las empresa en la industria, puede ayudar al desarrollo tecnológico del sector y esto no será anticompetitivo. Si el Estado decide promover una empresa, entonces ahí tenemos una política que distorsiona la competencia.

P: ¿Qué importancia tienen las políticas de arrepentidos o los regímenes de clemencia?

F.J.:Esta es una innovación relativamente nueva, En los países desarrollados se comenzó a aplicar en la década de 2000. Se han extendido rápidamente y ahora la ha adoptado la mitad del mundo. Es una herramienta esencial para incrementar el poder de las autoridades de defensa de la competencia para detectar carteles anticompetitivos que destruyen el bienestar del consumidor. Y lo logra con gran economía de recursos porque les da incentivos a los infractores a denunciar sus propias infracciones. Es bueno para aquellas autoridades que quieren tener una aplicación activa de las leyes y que a su vez tienen recursos limitados. A veces es difícil contar con los recursos para detectar cárteles de empresas. Es una de las herramientas mas exitosas de los ultimos 20 años. Es una buena señal que Argentina haya decidido contar con ella porque muestra compromiso fuerte.

Entrevista de Carlos Lamiral

Dejá tu comentario