¿La crisis que se viene? Tambalea la economía de Italia

Edición Impresa

Roma - Italia enfrenta un desastre si su presupuesto no es equilibrado para 2014, sostuvo ayer el ministro de Economía, Giulio Tremonti, un día después de presentar un paquete especial de medidas de austeridad. «El problema no es si uno triunfa políticamente en este país, es si la sociedad cívica sigue funcionando», indicó en un encuentro de la asociación industrial agrícola Confagricoltura.

«Si no tenemos el presupuesto equilibrado, habrá un desastre», declaró. Tremonti se enfrentó a la resistencia al plan de austeridad de sus colegas en el gabinete asegurando que es vital defender al país de las tensiones del mercado causadas por la crisis de deuda de la zona euro.

Pero ayer, el diferencial de rendimientos entre los bonos del Gobierno italiano y sus equivalentes alemanes, considerados más seguros, subió a su nivel más alto desde el lanzamiento del euro. El retorno de los bonos italianos se acercó al 5,2%, su máximo nivel desde 2008. Esta cifra récord se registra un día después de que las principales Bolsas europeas cerraran la jornada en números rojos, castigadas por la degradación de la nota de Portugal a nivel de bono basura por Moodys y la suba de los tipos de interés chinos.

Esto se debe en parte a un empeoramiento en la confianza sobre la crisis de deuda en Grecia, pero las recientes medidas fiscales de Italia no parecen constituir un escudo efectivo contra el contagio. «Los inversores están volviéndose cada vez más preocupados respecto de Italia», dijo Juergen Michels, economista de la zona euro de Citigroup. «Hay un cambio en la sensación de cómo podrían afectar las cosas a otros países de la zona euro si algo va mal en Grecia», agregó.

Analistas señalaron que el problema de Italia no era que el presupuesto del Gobierno de Silvio Berlusconi en sí mismo careciera de credibilidad, sino que las tensiones en la coalición gobernante hacían cada vez más improbable que Roma pueda adoptar las reformas necesarias para elevar la decepcionante expansión del país.

«Este no es visto como un Gobierno fuerte capaz de ayudar al crecimiento», afirmó Luigi Speranza, de BNP Paribas. «Hubo un cambio de foco en los inversores, que ahora están mirando más el potencial débil crecimiento de Italia en vez de su desempeño fiscal», sostuvo.

El potencial de crecimiento de Italia cayó por debajo del 1%, indicó Speranza, añadiendo que a ese ritmo es imposible garantizar la sustentabilidad de su deuda pública, que en un 120% del PBI es una de las más altas del mundo.

Las agencias calificadoras Standard & Poors y Moodys citaron un deterioro en los prospectos de crecimiento cuando recientemente redujeron su panorama para la deuda soberana italiana a negativo.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario