La música argentina celebra su bicentenario en un festival

Edición Impresa

• CON DIRECCIÓN DEL PIANISTA TOMÁS BALLICORA, EN OCASIÓN DE LOS 25 AÑOS DE LA SCALA DE SAN TELMO

Desde mediados de este mes y hasta fines de noviembre se desarrolla en diversas salas de la ciudad el Festival Bicentenario de Música Argentina, con dirección artística del pianista e investigador Tomás Ballicora y en celebración de los 25 años de La Scala de San Telmo, que dirige Susana Braun de Santillán.

El ciclo convoca a algunos de los artistas más destacados de nuestro medio: Daniela Tabernig, Sebastián Masci y el propio Ballicora (en la apertura, el viernes 15 de septiembre pasado), el ensamble ECO (Espacio Coral Cero) dirigido por Tomás Merello (el último 19 de septiembre), el dúo integrado por el cellista Pablo Bercellini y el pianista Antonio Formaro (el miércoles 4 de octubre), Jaquelina Livieri, Ana Topalovic y Ballicora (el 25 de octubre), el Cuarteto Gianneo (el 1 de noviembre) y Esteban Rossi en violín y Emiliano Turchetta en piano, en el cierre del encuentro (24 de noviembre). Las sedes de estos conciertos, todos de entrada libre y gratuita, son la Legislatura Porteña, el Jockey Club, la Iglesia Presbiteriana de San Andrés, la Biblioteca Nacional y la Fundación Beethoven.

Uno de los objetivos del encuentro es, además de mostrar la variedad de estéticas y tendencias de la música académica de producción nacional, rescatar obras caídas en el olvido: "El repertorio de este Festival", dice Ballicora, "fue pensando y armado con cada uno de los artistas que participan con la premisa de que todo el repertorio elegido tuviera una llegada y aceptación directa a la gente y seguramente de un gran impacto emocional, por así decirlo. Por ejemplo, no hacemos la obra desconocida de Felipe Boero porque sólo es desconocida, sino porque es una obra que merece la pena volver a poner en valor y acercarla al público. Por eso en el trascurso del festival habrá muchas obras que volverán a tener vida y ser escuchadas luego de setenta u ochenta años de no ser oídas. Algunas piezas, como en el caso de las de Arturo Berutti, Arturo Luzzatti, Hector Iglesias Villoud, fueron transcriptas del manuscrito por mí para ser ejecutadas en los conciertos".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario