24 de noviembre 2016 - 00:00

La oposición denunció que Maduro abandonó la mesa de diálogo

El presidente desmitió que haya suspendido su participación en las negociaciones. Miembros de la MUD presionan por volver a las calles.

Mediador. El expresidente español José Rodríguez Zapatero integra el equipo negociador de la UNASUR. Ayer se reunió con Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.
Mediador. El expresidente español José Rodríguez Zapatero integra el equipo negociador de la UNASUR. Ayer se reunió con Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.
Caracas - La oposición venezolana denunció ayer que el diálogo con el Gobierno quedó congelado luego que representantes del presidente Nicolás Maduro no asistieran a dos reuniones pautadas la noche del martes. Pero el mandatario venezolano afirmó en horas de la tarde que la mesa de conversaciones que se instaló a fines de octubre, con la mediación del Vaticano, "seguirá avanzando", pese a las dificultades que dijo existen.

"Puedo confirmar que el Gobierno, de manera irresponsable, congeló el proceso de diálogo al dejar de asistir a dos reuniones de la comisiones técnicas convocadas para anoche", dijo Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Maduro no ofreció explicaciones de esas inasistencias al término de una reunión que sostuvo con el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, otro de los mediadores en el diálogo con la oposición. "He transmitido de manera amplia y detallada al presidente Rodríguez Zapatero las preocupaciones, las alertas y la necesidad que se salga al paso, siempre, en este proceso de diálogo a actitudes, conductas, que rompen las reglas de juego", dijo Maduro en la televisora estatal desde el palacio presidencial. "En este momento podemos decir que la mesa de diálogo sigue avanzando", agregó junto a Zapatero.

La oposición y el Gobierno de Venezuela iniciaron conversaciones formales a fines de octubre y acordaron establecer mesas técnicas continuas para priorizar el abastecimiento de medicamentos y alimentos, en un país sumido en una aguda crisis económica y política. También arreglaron reunirse periódicamente para evaluar los avances de las comisiones. El próximo encuentro estaba pautado para el 6 de diciembre. Zapatero comentó que "en las próximas semanas" buscará que ambas partes acepten cumplir los acuerdos alcanzados y asuman el compromiso de "desterrar el insulto". Maduro mostró interés en que el diálogo continúe entre los meses de diciembre y marzo. Un sector de la oposición más moderada, encabezada por Henrique Capriles, cuenta con este diálogo para sortear la crisis política y finalmente convocar al referendo revocatorio en contra de Maduro. Sin embargo, el ala más radical, liderada por Voluntad Popular (VP), de Leopoldo López, insiste con volver a convocar las protestas. En la última reunión, del 11 de noviembre, las facciones firmaron un acuerdo de convivencia y acordaron buscar solución al desacato dictado por la Justicia sobre el Parlamento. Para ello, la oposición cedió y desincorporó a tres diputados objetados por el Tribunal Supremo. Como gesto a las conversaciones, la oposición también enfrió su agenda de marchas y el chavismo liberó a un puñado de políticos detenidos y considerados por la oposición como "presos políticos".

Agencias Reuters y EFE

Dejá tu comentario