La semana viene alcista, pero no el humor

Edición Impresa

Un arranque ligeramente negativo, un mercado que hasta poco después de las dos de la tarde parecía no decidirse ni a subir ni a retroceder, y un movimiento final que fue indiscutiblemente en este último sentido. Resumiendo, así fue la jornada bursátil de ayer. A pesar del 1,05% que perdió el Dow, al cerrar en 10.782,95 puntos, el saldo de las últimas cuatro ruedas es positivo en casi un 3,88%, por lo que la semana bien podría quedar como la de mayor suba desde principios de octubre del año pasado. Sin embargo, el ánimo entre los inversores no parece reflejar lo que en otro escenario debiera ser una fiesta. Si tenemos que apuntar a alguna noticia para justificar la merma que tuvo el mercado hacia el final de la rueda, las que más se mencionan son el anuncio de que el incremento de ganancias de la cadena de tiendas Kohl no era tan grande como estimaban los especialistas ayudando al 3% que retrocedió el sector minorista y que el fiscal general de Nueva York comenzó a investigar 8 bancos por la posible mala información que habrían suministrado a sus agencias calificadoras, lo que se combinó con el anuncio de que el Senado pretende crear una agencia de clearing para distribuir las emisiones entre estas últimas, contribuyendo al 1,7% que perdió el sector financiero.

La verdad es que cuesta pensar que estas noticias tuvieron la entidad suficiente como para deprimir a todo el mercado. Si hemos de apuntar algún hecho positivo, éste podría ser el 1,12% que retrocedió el precio del oro (el petróleo también retrocedió, a u$s 74,4 por barril), la recuperación de los bonos del Tesoro o el 0,6% que ganó el dólar frente a las principales monedas. Lo cierto es que el mercado sigue dando la sensación de no tener claro dónde está parado. Por lo pronto, crecen los rumores sobre la próxima pata de la crisis: California.

Dejá tu comentario