Ley de igualdad de género: ahora oposición en alerta porque ve una flexibilización encubierta

Edición Impresa

• PROYECTO ENVIADO POR EL EJECUTIVO COMIENZA A TRATARSE HOY EN PLENARIO DE COMISIONES
Oposición dice que ley de equidad de género en trabajo “esconde” guerra contra sindicatos. Expondrán funcionarios nacionales. En el Senado duermen las iniciativas del oficialismo.

Mientras que en el Senado descansa la reforma laboral que primero envió el Gobierno como texto único y que luego presentaron en leyes separadas algunos legisladores de Cambiemos, Diputados realizará hoy un plenario de comisiones para discutir iniciativas relacionadas sobre equidad de género en el trabajo. La oposición activó sus alarmas, ya que acusan a Casa Rosada de "esconder" una guerra contra los sindicatos detrás de este tema y una flexibilización no consensuada con los gremios.

"La evidencia registrada demuestra que la discriminación a la mujer existe y provoca efectos negativos en su contratación, remuneración y promoción de su carrera profesional, entre otros aspectos. Es por ello que resulta imprescindible adoptar una política legislativa concreta y efectiva para revertir estas situaciones que perjudican a la mujer y a toda la sociedad. Además, esta política debe ser acompañada con medidas que promuevan una real conciliación entre la vida privada y la laboral", señala el mensaje que acompañó al proyecto enviado por el Ejecutivo el 12 de marzo pasado.

"Todo es muy lindo y nadie desconoce las buenas intenciones que puede llegar a tener el Gobierno en este tema, pero acá hay una reforma laboral encubierta y dejan una nube de dudas con respecto a eventuales intervenciones a los sindicatos que no cumplan con esta ley, que así como está redactada es de muy difícil cumplimiento", aseguró un operador del Frente para la Victoria a Ámbito Financiero.

La lupa opositora apunta a los artículos tres y cuatro de la iniciativa de Cambiemos. Por un lado, se deja claro que las asociaciones sindicales "deberán adoptar las normas estatutarias pertinentes para garantizar el respeto a la igualdad de género en el interior de sus organizaciones", y agrega: "Dichas modificaciones estatutarias serán remitidas al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social para su consideración y aprobación, en su carácter de autoridad de aplicación del régimen citado". Misma situación se aplicará a "las partes signatarias de convenciones colectivas de trabajo", quienes deberán "adoptar las normas convencionales pertinentes para garantizar la igualdad de género en la aplicación de tales instrumentos".

El proyecto también impone que "en los contratos individuales, convenciones colectivas de trabajo, reglamentaciones y todo acto por el cual se fijen o estipulen salarios, se garantizará la plena observancia de la igualdad de género en la aplicación del principio constitucional de igual remuneración por igual tarea".

Otro cuestionamiento aparece con la modificación del artículo 175 de la Ley de Contrato de Trabajo, que habilita a que los "trabajadores, sin distinción de género, podrán optar por ejecutar trabajos fuera del establecimiento, que les sean encargados por su empleador, así como realizar prestaciones a favor de éste a través de la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo, de acuerdo con los requisitos que establezca la reglamentación y conforme al acuerdo y/o convenio alcanzado por las partes involucradas".

Lo que sí tiene un visto bueno general de la oposición es el régimen de licencias que contiene la iniciativa del Gobierno ante situaciones como las de matrimonio; muertes de cónyugue, hijos, padres y/o de hermanos.

Como contraparte, la diputada kirchnerista Vanesa Siley (Buenos Aires) presentó un proyecto -acompañó, entre otras, la peronista Carolina Moisés- que extiende hacia otros campos el régimen de licencias e incorpora sanciones al empleador "que vulnere la igualdad laboral". En ese sentido, la iniciativa propone "una multa pecuniaria equivalente a tres Salarios Mínimos Vitales y Móviles".

La iniciativa de Siley expresa que "la persona que trabaje tendrá los siguientes derechos: en caso de diferencias salariales, reclamar la equiparación salarial debida y a las diferencias salariales devengadas, sin perjuicio de la acción de daños y perjuicios que pueda corresponder conforme lo previsto en el Código Civil y Comercial de la Nación"; y "en caso de discriminación en la carrera laboral, el restablecimiento en el puesto y con las funciones que le correspondieren", entre otras cuestiones.

Por otra parte, impone la prohibición de "encargar la ejecución de trabajos a domicilio a mujeres ocupadas en algún local u otra dependencia en la empresa, siempre que ello no implique violación" al artículo 172 de la Ley de Contrato del Trabajo. Según Siley, el Gobierno desliza en su proyecto "numerosos enunciados que, en suma, configuran buenas intenciones, pero que no constituyen verdaderas modificaciones que conlleven a una real paridad de género".

Dejá tu comentario