Lo que se dice en las mesas

Edición Impresa

• La pax cambiaria da lugar al lanzamiento de las apuestas sobre la gran final. • Interesantes datos, señales y guías del pensamiento de la cúpula del Banco Central frente a la coyuntura y perspectivas.

Mientras las principales casas de apuestas internacionales se preparan para armar el menú de la final de la Copa Libertadores, en las mesas ya comenzaron, tímidamente, a cruzar valores. Todo muy prematuro, sobre todo, por el temor a algún cisne negro desde la Conmebol que conspire contra el "superclásico del milenio". Lo cierto es que a comienzos de año los favoritos eran Gremio, Boca y Corinthians y bien detrás Palmeiras, River y Santos. Cerrada la fase de grupos los favoritos, pasaron a ser Palmeiras, Corinthians y Santos, y bien detrás Boca, River, Cruzeiro y Gremio, que pagaban 10 a 1. De modo que la final River-Boca no era para nada esperada. Así la banca venía ganando. Veremos qué dicen los apostadores a partir de hoy. La estabilidad cambiaria permitió colar este excluyente tema deportivo en las agendas de operadores e inversores. Nadie quiere quedar afuera del evento, aunque sea por la vía de las apuestas. Así y todo, un banquero-economista con llegada al BCRA se tomó un respiro y compartió con colegas la visión de la cúpula del ente monetario sobre temas claves de la coyuntura y del programa monetario. A continuación, lo más jugoso y relevante.

El sobrecumplimiento de la meta monetaria (1,5% en octubre)es reflejo de la liquidez excedente del sistema y puede dar más margen para la expansión programada en diciembre. Lo que hay que monitorear no es la variación diaria vía las subastas de Leliq, o sea, vencimientos vs. emisión, porque el BCRA pone un monto indicativo en la subasta en pos de promediar el mes. Más relevante es la tasa convalidada. Los analistas deberían ir viendo cómo está cambiando la estacionalidad con el nuevo programa monetario, por dos causas. Una, que las Leliq a 7 días son un mejor instrumento para que los bancos administren su liquidez; y otra, la percepción del riesgo "pesos" ante el imperio de una alta tasa de interés. En este sentido está funcionando bien el incentivo a estar en pesos y el traspaso de la tasa de Leliq a los rendimientos de los plazos fijos. No se considera que se esté gestando una "bomba de Leliq", sino que es un camino para que la gente vuelva a confiar en el peso. Para noviembre, el BCRA no cree necesario subir los encajes por el desarme de Lebac. Hoy el exceso de Leliq sobre las necesidades de integración de los encajes es de $100.000 millones aproximados. A propósito, será la última licitación de Lebac. El nivel de atesoramiento del sector privado siguió cayendo. Datos del BCRA de octubre dan cuenta de que el promedio diario de compras de dólares para atesorar bajó a u$s20 millones diarios promedio. Incluso en la última semana del mes pasado hubo días de ventas netas. El tema de las bandas cambiarias sigue generando confusión, sobre todo cuando se toque el límite inferior. Por eso, el BCRA les propondrá a los técnicos del FMI "aclarar" conjuntamente que en caso de decidir comprar divisas al salirse el tipo de cambio nominal del límite inferior de la zona de no intervención podrá esterilizar. Porque del texto del Acuerdo II no queda claro que el BCRA pueda hacerlo. Es más, si el BCRA sale a comprar divisas, es porque tiene capacidad para expandir la base monetaria. Por ejemplo, como en octubre donde quedó 1,5% por debajo de la meta. De todos modos, en el seno del BCRA no están convencidos de que sea momento de ir a defender el piso de la banda. Quieren monitorear los riesgos. Ya que piensan que si compran dólares, tendrán el problema que le volverán los pesos, lo que induciría a ir bajando la tasa de interés. Pero esto por ahora es muy prematuro de sólo pensarlo. El menú para esperar bajar la tasa es consolidar la confianza en el peso, que se tranquilicen las variables y que baje la inflación. Hoy creen que no pueden arriesgarse a una baja abrupta o disruptiva de la tasa. Al respecto, hoy sale el REM, que en caso de convalidar una segunda baja de la tasa esperada de la inflación para los próximos doce meses, le permitiría al BCRA tocar el mínimo de la tasa garantizada (hoy en 60%). Cabe recordar que el ajuste de las bandas cambiarias rige hasta fin de año. A partir de enero, se corregirán según la inflación esperada, pero será trimestral. Claro que en el BCRA advierten que el ajuste de la banda será con otra pendiente, que sería obviamente menor. Si bien el crédito al sector privado se destruye ante la magnitud del apretón monetario, lo que están viendo en el BCRA es la aparición del "canuto de las Multis". Son los dólares atesorados por las Multis que son vendidos para reemplazar el financiamiento en pesos. Esto también llega vía líneas externas. Con respecto al MULC (mercado cambiario), se está observando un cambio en la correlación entre dicho mercado y los datos de la Aduana. Volviendo al REM, el consenso tiene una visión mixta del primer trimestre de 2019, pero en el segundo la mayoría estima que será positivo. Del tema precios, los indicadores de frecuencia y las series que sigue el BCRA indican que si bien octubre será de alta inflación, en la última semana del mes se detectó una importante desaceleración. Para el BCRA, el tema del "carry trade" está bastardeado, además de considerarlo inevitable. Se trata, para ellos, de obtener un mejor crédito entre dos monedas. Lo importante es que sea permanente y no algo transitorio. Detrás de esto está el pensamiento de que lo importante es recrear la demanda de pesos. Confianza es el hit de la primavera. Se necesita recuperarla, porque hoy la caída de la demanda de crédito privado obedece a lo que pasó meses atrás. Finalmente, la cúpula del BCRA de gira por Nueva York, Londres y del G-20 se trajo nuevas y repetidas muestras de apoyo de los líderes a la política escogida, más allá de los comentarios críticos del staff del FMI. Claro que la consideran como la única opción viable. De la City londinense, se han traído guías para mejorar la comunicación del ente monetario. Veremos cómo las recibe el mercado.

Dejá tu comentario