Lo único nuevo fue Bernanke en político

Edición Impresa

Escuchando sus últimos discursos y viendo sus apariciones públicas, con lo peor de la crisis financiera por detrás, es más que evidente que Ben Bernanke ha iniciado lo que a todas luces parece un "road show" para conseguir el año que viene su "reelección" -perdón, "renominación"- al frente de la Fed. La insólita exposición pública del banquero tiene que ver con las crecientes críticas que se dirigen sobre su persona ahora que las aguas están más calmas, con la prometida ampliación de poderes a la Fed (los republicanos quieren alguien "independiente" al frente del organismo, los demócratas alguien "del palo") y con que la Fed es hoy el organismo menos prestigioso del Estado (sólo el 30% de los norteamericanos piensa que Bernanke está realizando un buen trabajo). Mientras tanto, del otro lado del planeta, el vicepremier chino Wang Qishan advirtió al secretario del Tesoro Timothy Geithner que los Estados Unidos deben comenzar a controlar la inundación de dólares que lanzaron para frenar la crisis (si el u$s 1,2 billón que inyectaron ellos desde noviembre -en nuevos préstamos- está generando una burbuja, no importa). No es que esto afectara realmente a los inversores para decidir sus compras o ventas, ya que ellos siguieron mirando por encima de cualquier cosa el resultado de los balances, dando como resultado que el Dow retrocediese el 0,13% a 9.096,72 puntos. Tal vez deberíamos hablar del efecto de la baja del petróleo, pero mucho más grave fue el avance de la CFTC para restringir la operatoria de futuros sobre energía. La confianza de los consumidores cayó más que lo esperado, pero no afectó demasiado, dado que tuvimos en mayo el primer incremento mensual en 3 años en el precio de las viviendas.

Dejá tu comentario