Lole, contra los kirchneristas de “paladar negro”

Edición Impresa

«Los paladares negros del bloque oficialista que votaron la 125 me quieren comer la yugular». A horas de haberse sometido a una intervención quirúrgica menor, Carlos Reutemann embistió ayer por primera vez contra el ultrakirchnerismo del Congreso. El senador del PJ santafesino destacó además que nadie del Gobierno nacional se comunicó con él tras la operación y renuncia al bloque oficialista del Frente para la Victoria. «Julio Cobos, Felipe Solá, Horacio Usandizaga y un ministro provincial fueron los únicos que se comunicaron conmigo», reveló el ex gobernador provincial.
«Yo siempre defendí a capa y espada los intereses de la provincia de Santa Fe. Y declaré que era conveniente tirar atrás la Resolución 125 -sobre retenciones móviles- y sentarse a dialogar. Pero, no fui escuchado. Tampoco fui convocado para hablar del tema», se lamentó Reutemann.
El legislador santafesino explicó que «desde San Carlos hasta Reconquista hay una sequía impresionante en la provincia. Hasta el día de hoy no veo un principio de solución. En el bloque -kirchnerista- la situación no es tan aceitada. Pero yo defiendo a rajatabla los derechos provinciales de Santa Fe, como la coparticipación, la ley del cheque y el campo, entonces quedo en una situación complicada para estar adentro del bloque FpV». Pese a todo, el legislador reivindicó su pertenencia al peronismo y aseguró que acompañó al Gobierno de Cristina de Kirchner «en muchos proyectos». Así Reutemann quiso diferenciarse de otras figuras del peronismo como Felipe Solá y Francisco de Narváez que ya se definen abiertamente como opositores. «Todas las iniciativas que apunten al bien común las vamos a votar con mucho gusto», aseguró. «Son todas conjeturas y especulaciones. Esto es un tema estricto de la provincia de Santa Fe. Tiene que ver con el federalismo y no con candidaturas», reiteró el senador para despegarse de cualquier acercamiento al PJ díscolo de Solá y los hermanos Rodríguez Saá.
Reutemann también criticó abiertamente al gobernador socialista Hermes Binner a quien le reclamó «que pida disculpas. Yo no privaticé el Banco de Santa Fe. Está mal informado y miente descaradamente». Además agregó que las relaciones con el mandatario «no son buenas». En cambio aseguró que lo une una relación de afecto personal con la presidente Cristina de Kirchner.
Sobre el escrache a los «Rossi brothers», como llamó a los diputados kirchneristas Agustín y Alejandro Rossi, dijo que se trataba de «un hecho repudiable». Sin embargo, recordó que cuando él fue víctima de un escrache en el Ministerio de la Producción provincial, «nadie me mandó ni una carta».
Reutemann apuntó contra las políticas agropecuarias del Gobierno nacional, las que identificó como uno de los motivos de su alejamiento del oficialismo al sostener «nunca» escucharon sus consejos.

Dejá tu comentario