Los secretos del éxito de mirazur

Edición Impresa

Especialistas gastronómicos describen a Mauro Colagreco como amigable y cálido con los comensales. El chef llama a Mirazur “nuestro hogar” y eso es lo que transmite con una atmósfera elegante y acogedora.

El nombre Mauro Colagreco ya es una marca registrada. Como si fuera poco ser un chef reconocido en todo el mundo, haber recibido dos estrellas Michelin y haber conquistado la gastronomía francesa, su restaurante Mirazur fue elegido el cuarto mejor del mundo según el premio anual World's 50 Best Restaurants, entregado por la revista británica Restaurant.

Mirazur está situado en la Costa Azul francesa, en el límite con la frontera italiana, lo que hace que la experiencia gastronómica se complemente perfectamente con un paisaje espectacular. Su impronta según el propio platense, es la utilización de productos de primera calidad provenientes de los jardines del restaurante y de la región. Mar, montaña y tierra se hacen presentes en los platos de los comensales, que siempre son el resultado de la alquimia de vegetales y frutos de estación. 

De origen ítalo-argentino, Colagreco destaca su pasión por servir productos frescos de la región como sardinas del Mediterráneo con limón de la zona del Mentón, donde está ubicado el restaurante.

Mirazur trabaja con menús especiales que pueden ser maridados con vino, y que van desde los 55 hasta los 140 euros y hasta ofrece un menú infantil a 25 euros. Con la aclaración inicial de que los platos cambian día a día según lo que ofrece el mercado, la carta transita distintas propuestas. Para empezar, vegetales de la propia huerta, productos típicos de las montañas de la zona o de las aguas del Mediterráneo. Para continuar, pescado del día que puede ir acompañado de puré de apio y salsa ahumada, o carne originaria de Francia. Los quesos tienen también un lugar preponderante.

La mayoría de los productos que allí se cocinan, son cultivados en la misma región, otros (frutas, verduras y plantas medicinales) incluso, en los mismos jardines (el comensal puede visitarlos) de Mirazur. Lo que Colagreco y su equipo recogen en la huerta le sirven de inspiración para diseñar y renovar sus platos, garantizando una propuesta de temporada.

Dejá tu comentario