25 de septiembre 2009 - 00:00

Los turistas extranjeros en busca de nuevos destinos

Los turistas extranjeros en busca de nuevos destinos
«No hay que alarmarse (por el momento) por la caída del turismo de otros países, tengamos en cuenta que la acostumbrada llegada de extranjeros recién comienza y va de setiembre a enero. El dato interesante es que ahora los extranjeros, además de los grandes destinos internos (Ciudad de Buenos Aires, Cataratas, El Calafate) vienen en busca de otros lugares, de otras cosas, como el turismo rural, de estancias, la pesca en los ríos del Sur, el Tren a las Nubes o el Viejo Expreso Patagónico La Trochita, los recorridos enológicos tanto de Cuyo como de la Patagonia, la Quebrada de Humahuaca, el Valle de la Luna y los Esteros de Iberá. Todos esperamos el regreso de los visitantes de afuera. No llegarán aún por millones, como a México, pero hasta 2008 la Argentina no paró de crecer en turismo, y no va a caer mucho porque algunos viajeros se han vuelto adictos al país por algunas valiosas cuestiones, entre otras la de la víscera más sensible del cuerpo humano, el bolsillo, como solía decir un tres veces presidente», ironiza el operador turístico Carlos Esteban Astolfi, mientras abre sobre su escritorio una carpeta con notas sobre la «caída del turismo extranjero a la Argentina».

Copa por la mitad

El viejo test de cómo se ve una copa que contiene bebida hasta la mitad, que el pesimista dice que está medio vacía y el optimista que está medio llena, sirve para los comentarios sobre qué ocurrió con el turismo extranjero que viene a la Argentina en el último tiempo.

En julio pasado cayó el flujo de turistas extranjeros en casi un 39 por ciento, con respecto al mismo mes del año anterior, informó la «Encuesta de Turismo Internacional» del INDEC. Se buscó explicar esa pérdida porque «el turismo fue castigado por la crisis global» y «sufrió un fuerte revés por la pandemia de la gripe A H1N1» y, además, los visitantes «fueron más gasoleros y redujeron sus gastos». A pesar de esto «el turismo siguió siendo la tercera fuente de divisas».

Si bien se auguró que éste sería un año desastroso en los centros de deportes invernales (Penitentes, Chapelco, Caviahue, Las Leñas, Cerro Bayo, Catedral. La Hoya, Cerro Castor), y esto se notaría a partir de julio, finalmente esos centros de esquí alcanzaron un nivel que, en general, superó la media esperada. Pero, al mismo tiempo, «para Bariloche se puede decir que fue una de sus peores temporadas por la ausencia de brasileños», comenta el operador turístico Roberto Stojek.

La Encuesta del INDEC tomó en cuenta «el flujo de turistas registrado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, que representa 50 por ciento de llegadas extranjeras al país», a ese registro habría que sumar los ingresos por pasos de frontera, aeropuerto Jorge Newbery, algunos aeropuertos de provincias y el puerto de Buenos Aires.

La Encuesta advierte que «la mayor participación la obtuvo Europa (25,3%), seguido por resto de América (22%), EE.UU. y Canadá (16,4) y resto del mundo (6,8%), que hubo una fuerte caída de visitantes brasileños y chilenos. El sostenido aumento de europeos se debe indudablemente al valor del euro, que les hace decir que (para ellos) «la Argentina es un país bellísimo y barato» y que, según el visitante español Perre Servera Sánchez, «es increíble que un solo país pueda ofrecer la naturaleza en estado puro, bellísimos paisajes, mezclados con la amabilidad y formación de su gente». La fascinación que provoca el país se evidencia en un dato de la encuesta: «la permanencia promedio de los extranjeros en el país en julio 2009 fue de 19,2 días, siendo los turistas residentes en Europa los de mayor permanencia con 28,7 días».

De los comentarios boca a boca que hacen los turistas sobre lo que ofrece la Argentina, da testimonio la holandesa Astrid Koll cuando nos dice: «Aquí no habrá grandes museos pero tienen sitios fenomenales y siempre hay alguno nuevo que te recomiendan, yo estaba en Bariloche y me dijeron que no me perdiera de ir a tomar el té en Trevelin, como si quedara a una milla, y ya que estaba ahí seguí a Península Valdez, la Patagonia como ya lo sostuvo Bruce Chatwin es maravillosa, además si uno sabe manejar su economía acá en vez de una semana se puede pasar un mes».

Extranjeros dispersos

Muchos extranjeros reinciden en su visita o llegan con datos precisos y eso ha hecho que así como se mantienen los destinos líderes ha habido una interesante dispersión hacia ciudades y regiones menos tradicionales. «Estoy descubriendo otros lugares mágicos de la Argentina, alquilé un auto y anduve por Entre Ríos, por Paraná, Crespo, Federación, Gualeguaychú, La Paz, el Parque El Palmar, las comidas son un poco sosa para mi gusto pero me sigue maravillando la hospitalidad de la gente», señala la mexicana Isabel Ramírez Prieto, por tercera vez de visita.

En el «Ranking 2008 de viajeros extranjeros», que realizó la Dirección de Estudios de Mercado y Estadística de la Secretaría de Turismo de la Nación, los lugares elegidos por los viajeros, dispuestos por orden de niveles de hospedaje en hoteles, fueron: 1) Ciudad de Buenos Aires (53,8%), 2) San Carlos de Bariloche (7%), 3) El Calafate (6,7%), 4) Iguazú (4,2%), 5) Mendoza (3,5%), 6) Ushuaia, 7) Salta, 8) Córdoba, 9) Puerto Madryn, 10) Rosario, 11) San Juan, 12) Mar del Plata, 13) Villa La Angostura, 14) Río Gallegos y 15) Cafayate.

La experiencia marca pautas claras y «Cataratas es lo que piden primero los turistas extranjeros, después viene El Calafate con el Glaciar, Ushuaia, Bariloche y Puerto Madryn por las ballenas. Después eligen por algún dato especial (la Ruta del Vino) o por los paisajes, y sobre todo porque a los europeos todo le resulta más barato por el cambio. Considero que más que por la crisis, el turismo receptivo se vio muy afectado por la gripe A, que asustó a los extranjeros y anularon reservas o pensaron en otros destinos», señala la operadora Susana Raquel Llomabart, de Paduatour. El interés por las Cataratas creció por ser uno de los lugares que formaría parte de las «Nuevas Siete Maravillas de la Naturaleza» en el concurso mundial que realiza la fundación New7wonders. Y la cantidad de los que llegan es mayor a la señalada por la SecTur, dado que muchos visitantes deciden hospedarse del lado brasileño, en hoteles de Foz de Iguazú.

Según algunos operadores «se ha desatado una competencia como polos de atracción entre Cataratas y El Calafate, Tierra del Fuego y Puerto Madryn, Purmamarca y la Ruta del Vino de Mendoza».

El licenciado en Turismo Roberto Stojek, de Fuegos del Sur, explica «la Argentina tiene imagen de un país natural, acá no hay grandes ciudades, excepto Buenos Aires, ni grandes museos, ni monumentos grandiosos, por eso en cada uno de los destinos pesa el atractivo natural y lo habitual son: 1) El Calafate, lejos el más pedido por todas las nacionalidades, 2) Iguazú, 3) Ushuaia, 4) Península Valdez, 5) el Noroeste y 6) Mendoza, para los amantes del vino. La conveniencia económica pesa, pero no es el principal motivo. Para los europeos los bajos costos de estadía compensan el valor del pasaje internacional».

Dejá tu comentario