Macri exorcizó Tecnópolis con un megagabinete

Edición Impresa

  "Nunca pensé que iba a estar en un lugar al que no adherimos". Confesó así, casi el pensamiento de cientos de los presentes, Gustavo Lopetegui, coordinador de la jefatura de Gabinete de ministros, cuando ingresó el staff ampliado de Mauricio Macri a Tecnópolis, un lugar caro para el kirchnerismo al punto que Daniel Scioli cerró ahí su campaña. No sólo eso: la existencia del lugar es obra indirecta de Macri, que cuando era jefe de Gobierno en el año del Bicentenario prohibió la realización de una feria de ciencias que organizaba el Gobierno de Cristina de Kirchner. Pasaron meses y la administración K plasmó la idea y de forma permanente del otro lado de la General Paz en el cruce con avenida De los Constituyentes.

El Presidente reunió allí a funcionarios hasta el rango de secretarios y algunos directores y a legisladores. La tribuna rozó los 500 presentes, el día después de la apertura de sesiones en el Congreso. De eso también se habló en la previa al acto formal, pero lo que más resaltó fue una humorada de Macri.

Es que para ser alusiva al lugar, la Nave de las Ciencias, la reunión contó con tres investigadores, uno de los cuales expuso que un experimento había logrado rejuvenecer a un ratón transfundiéndole sangre de otro más joven. Macri se animó y dijo que "en lugar de hacer el experimento me hubieran preguntado a mí, que vi durante años cómo mi papá (Franco) se rejuvenecía con novias más jóvenes que él. Bueno, resultó biólogo", reflexionó, y logró la carcajada del público.

En el tramo más serio, hablaron, entre otros, Ángel Rozas y Mario Negri, quien resaltó en referencia al discurso ante la Asamblea Legislativa que "ayer se prendió la luz en el Parlamento". Rozas abundó en una anécdota de su pasado para rematar con que "hay que hacer política, gestionar y comunicar".

"Los argentinos somos noticia en el mundo. Nos han tendido la mano y está en nosotros lo que vamos a hacer con ello. Tenemos que animarnos a ser socios de los que más saben de cada tema de cualquier parte del mundo para poder acelerar nuestro crecimiento, dejando atrás los complejos que no nos han servido de nada", sostuvo Macri, que a la vez reforzó las ideas de su discurso del martes. Halagó inclusive a los presentes asegurando que su gabinete era "el equipo que mejor arrancó y coronó diciendo: "Somos el canchero pero no el que se las cree, somos el que corta el pasto para que los argentinos jueguen". Entre otros estuvieron Gabriela Michetti, Marcos Peña, Federico Pinedo, Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y Lino Barañao, quien hizo piruetas verbales para no sentirse parte de la herencia recibida contra la que Macri embistió con dureza ante el Congreso.

Inauguracion

El Presidente también en la jornada inauguró el ciclo lectivo en la sede de la Escuela de Cadetes de Policía "Comisario General Juan Ángel Pirker", en el barrio porteño de Villa Lugano, junto a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el secretario de la cartera, Eugenio Burzaco.

"Necesitamos cuidarlos porque son parte de este equipo nacional", les dijo Macri a los cadetes y les señaló que tendrán "una tarea central, enfrentar el narcotráfico".

"La Policía Federal deberá estar focalizada en los delitos complejos. Este Gobierno va a estar cerca de la Policía Federal, para darle y exigirle el cumplimiento de la tarea", remarcó el Presidente y aseguró que "está comenzando una etapa para la reconstrucción del vínculo entre la sociedad y las fuerzas de seguridad".

Dejá tu comentario