Macri intentará retener un club, contra Camioneros

Edición Impresa

Ante la decisión judicial de otorgar el porteño Club Comunicaciones, del barrio Agronomía, a la mutual del gremio de Camioneros, el Gobierno de Mauricio Macri anunció que apelará la medida. La pelea tras la quiebra de la institución contó ya con dos leyes para promover que la administración PRO le diera un salvataje al club y lo pudieran retener los socios aun cediendo espacios para emprendimientos privados, como la construcción de un miniestadio. Pero el gremio de Hugo Moyano superó ampliamente la oferta que hizo la Ciudad en el juzgado.

Ahora, algunos diputados como Aníbal Ibarra y Delia Bisutti presentarán un proyecto para la expropiación del lugar.

El Gobierno porteño, por su parte, intentará apelar el fallo del juez en lo comercial Fernando D Alessandro, durante los cinco días de plazo para esa instancia.

El fallo del juez implica que en los hechos Comunicaciones perderá su personería jurídica y pasará a ser para los afiliados a la mutual de Camioneros.

Según el fallo del juez, la mutual del gremio de Camioneros deberá garantizar la continuidad de los contratos de trabajo vigentes «que vinculan a los dependientes con la institución», y también y «contemplar la situación de los socios (por incorporación o por alguna otra vía) que permita la continuidad del vínculo en su caso».

Además, el gremio «deberá garantizar la continuidad de las actividades sociales, recreativas, culturales, educativas y deportivas que se llevan a cabo o afines».

El sindicato de Camioneros ofreció unos $ 40 millones además de los $ 12 millones que se destinarán a saldar deudas.

En otro sentido, Ibarra explicó que «tanto el oficialismo como la oposición coincidimos en concurrir a la quiebra del club, pagar a los acreedores, afectar un sector a un destino público y dejar a Comunicaciones en manos de los socios», y que «la resolución del juez desatiende esta realidad para favorecer al privado, por lo que habría que buscar la explicación en otro lado y no en argumentos judiciales».

«Era de esperar que desde el sector privado miraran la situación del Club como una oportunidad interesante. Dieciocho hectáreas en plena Ciudad de Buenos Aires son apetecibles para muchos, sobre todo si para quedarse con ellas sólo se necesita saldar la deuda con los acreedores», explicó el legislador.

Dejá tu comentario