Macri-Obama, en cena vip con políticos (pero sin invitados K)

Edición Impresa

• EN EL CENTRO KIRCHNER (SIN KIRCHNERISTAS), HOMENAJE AL VISITANTE, DE CARRIÓ A PICHETTO, DE STOLBIZER A MASSA Y MOYANO

El único e inmóvil vestigio de kirchnerismo será inmobiliario: la cena de gala con la que, el miércoles, Mauricio Macri agasajará al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reunirá a más de un centenar de dirigentes políticos de casi todo el espectro ideológico entre los que, como rasgo, estará ausente la marca política que dominó en la última década: los K.

Hasta anoche, en el planeta K sólo registraban invitaciones para el encuentro organizado por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la Argentina (AmCham) en La Rural. Pero, al menos hasta ayer, mientras a dirigentes de otros partidos se les anticipó de manera verbal y luego con invitaciones oficiales, no había lugares para kirchneristas en la cena del miércoles en el Centro Cultural Kirchner, el desértico CCK.

La lista de invitados es amplia y variada. De Elisa Carrió a Hugo Moyano, del senador peronista Miguel Angel Pichetto a Sergio Massa, del jefe de la UCR José Corral a la exradical Margarita Stolbizer y el exprotegido K, Diego Bossio. La nómina incluye, también, a sindicalistas como Gerónimo "Momo" Venegas, al senador Juan Carlos Romero, el jefe de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, el gremialista del petróleo Alberto Roberti y, entre muchos otros, la gobernadora María Eugenia Vidal.

Abanico


El menú de invitados recorre todo un abanico de modos e ideologías: radicales, peronistas clásicos, sindicalistas, empresarios, socialistas, diplomáticos, poskirchneristas, socialistas, renovadores, silvestres de partidos provinciales, socios del PRO en Cambiemos, y "aliados" legislativos como Stolbizer. Pero no contempla espacios para el kirchnerismo, sector que aún diezmado tiene presencia en el Congreso, maneja una provincia como Santa Cruz y tiene cierto despliegue territorial.

Por momentos, es sutil o sinuoso el matiz entre la identidad peronista y la kirchnerista. Todos los gobernadores del PJ, que hasta el 22-N formaron parte del dispositivo del FpV, están invitados y anoche, según decían en las provincias y en Casa Rosada, la mayoría confirmó su asistencia. "Vamos a estar: es un episodio histórico", dijeron en una provincia donde no creen relevante al factor comercial y de inversiones, a pesar de que Obama prometió llegar con un contingente de empresarios.

El cordobés Juan Schiaretti, el salteño Juan Manuel Urtubey y Miguel Lifschitz de Santa Fe, además del neuquino Omar Gutiérrez no sólo confirmaron su presencia en el CCK sino que, además, estarán en el elenco de disertantes en la AmCham. Pero también dieron el ok Sergio Uñac de San Juan, Hugo Passalacqua de Misiones y Sergio Casas de La Rioja.

Hay, de hecho, mesas destinadas para gobernadores, otras para legisladores y referentes de la oposición y también una reservada para caciques sindicales. Anoche, en el FpV deslizaban que la expresidente Cristina de Kirchner no había sido invitada ni siquiera como un formalismo y que, según voceros del Congreso, tampoco hubo invitaciones para los diputados del FpV. El que estuvo más cerca fue Héctor Recalde, que recibió una nota para asistir al encuentro de AmCham al que, avisó, no piensa concurrir. El encuentro en La Rural, más accesible, será un plan B para dirigentes que no logren el password para formar parte del bloque de unos 400 invitados que participarán del vip en el Centro Cultural Kirchner.

Sin ex

En verdad, tampoco se convocó a otros expresidentes. Anoche, en la Casa Rosada dejaban un resquicio para que, sobre la hora, se cursen invitaciones pero por lo pronto eso no había ocurrido hasta ayer. En el entorno de Eduardo Duhalde y de Fernando de la Rúa decían que no habían sido notificados. "Para la asamblea legislativa, nos avisaron el día antes" recordó, con algo de expectativa, uno de ellos. Pero en Casa Rosada eso era considerado difícil. ¿Por qué invitar a algunos expresidentes y no a otros?

Además, la regla ha sido bastante simple: a los que el Gobierno incluyó entre los invitados les avisó, por alguna vía, previamente que estarían convocados y recién anoche empezaron a llegar las invitaciones en papel. La selección natural de invitados hizo que, algunos, estén desde el fin de semana o antes notificados de que formarían parte del vip de recepción de Obama.

Es el caso de Carrió que ayer estaba, de todos modos, aquejada por una gripe pero sabía desde hace días que estaría en una mesa de alta visibilidad. Lo mismo Stolbizer y Vidal, el trío de damas con más peso en el universo político de Cambiemos. Entre los peronistas, el macrismo priorizó a los amigables como Pichetto, que rema en el Senado para conseguir los votos para el proyecto "buitre" y Bossio que, en Diputados, rompió el bloque del FpV. El extitular de ANSeS, irá con otros diputados al igual que Massa, que se prepara para tener un lugar de alta exposición en el desfile de políticos criollos para recibir a Obama.

Dejá tu comentario