Maduro llamó “racista” a Rajoy y desató seria crisis bilateral

Edición Impresa

Caracas y Madrid - Venezuela y España protagonizaron ayer un nuevo y serio conflicto diplomático, que incluyó el llamado a los embajadores de la contraparte para transmitirles sendas protestas. La crisis se desató después de que el presidente Nicolás Maduro calificara de "racista" a Mariano Rajoy, tras la decisión del Congreso español de reclamar la liberación de dirigentes antichavistas encarcelados.

El Gobierno venezolano realizará una revisión "exhaustiva" de las relaciones, aseguró ayer la canciller, Delcy Rodríguez, tras reunirse con el embajador español, Antonio Pérez-Hernández y Torra, a quien dijo que no permitirá "intervencionismo ni injerencismo".

"Estamos siguiendo instrucciones del presidente Maduro, haciendo una revisión exhaustiva de las relaciones", insistió.

La convocatoria en la sede de la Cancillería del embajador español se produjo al día siguiente de que Maduro anunciara que prepara un conjunto de "respuestas integrales" para "dar la batalla a Madrid" y después de que el Ministerio de Asuntos Exteriores español también convocara ayer al embajador venezolano, Mario Isea.

El martes por la noche, Maduro mandó a los congresistas españoles que habían exigido la "liberación inmediata" de los opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, "a opinar de su madre, pero no de Venezuela". La proposición fue pactada por el Partido Popular de Rajoy y el socialista PSOE. "¿Hasta cuándo vamos a aguantar abusos, desprecios, racismo?", recalcó y aseveró que Rajoy "tiene racismo histórico, racismo social".

España no tardó en demostrar su malestar y el director general para Iberoamérica, Pablo Gómez Olea, en representación del canciller José Manuel García-Margallo que se encontraba fuera del país, se reunió con el embajador Isea para trasladar el malestar y rechazo del Ejecutivo español por las declaraciones del mandatario.

Tras la reunión, Madrid emitió un comunicado en el que calificó de "intolerables" las "declaraciones, insultos y amenazas" por parte de Maduro y aseguró que este tipo de comentarios "no contribuyen a un mínimo entendimiento" entre los dos gobiernos "que representan a dos pueblos unidos históricamente por estrechos lazos".

Éste es el segundo roce diplomático que protagoniza el Gobierno de Maduro con España. En octubre pasado llamó a consultas al embajador Isea en protesta por una reunión que Rajoy mantuvo con Lilian Tintori, esposa del encarcelado López. La relación bilateral posee otros capítulos de tensión, como la recordada exhortación del rey Juan Carlos al presidente Hugo Chávez en 2007 durante una Cumbre Iberoamericana: "¡Por qué no te callas!".

Agencias EFE, AFP, DPA,


ANSA y Reuters

Dejá tu comentario