Mayo no desilusionó a los más precavidos

Edición Impresa

La suba fue llamativa. El Dow trepó un 2.85% a 10.258,99 puntos, el S&P 500 avanzó un 3,29% y el Nasdaq el 3,73%. Para el Promedio industrial es la mayor suba desde el 10 de mayo y la tercera más grande desde el 13 de abril del año pasado. A pesar de esto tenemos algunas dudas antes de definirla con un exultante, optimista o cualquier otro de los motes abusados por los colegas. En primer lugar porque en las últimas cuatro ruedas las blue chips ganan menos del 0,65%; un soplo y la semana vuelve a terminar negativa. Para evitar que mayo termine del lado perdedor haría falta que el Dow vuele hoy casi un 7%. El segundo punto es que no tuvimos ninguna noticia puntual ni rumor que justificara una ganancia como la del jueves. Es cierto que los chinos afirmaron que la idea que estarían por recortar su exposición a los títulos europeos no tiene fundamento, pero esto no quiere decir que no vayan a hacerlo.

Pero el punto que más nos hace dudar sobre la fortaleza de lo ocurrido ayer es que en lugar de incrementarse, el volumen operado se redujo más del 26% a 1.400 millones de acciones (NYSE). La verdad es que si la rueda tuvo olor a algo, fue al cierre apresurado de posiciones vendidas, especialmente por quienes temen que en este largo fin de semana los europeos puedan anunciar un recorte de tasas o alguna medida similar intentando demostrar algún consenso. La inteligencia insiste conque las cosas están mejor. Tal vez así sea pero a pesar que las tasas hipotecarias son las más bajas del año la solicitud de nuevas hipotecas es la menor desde abril de 1997 y 48 Estados de la Unión tienen un déficit que promedian el 28% de la recaudación. Cuidado.

Dejá tu comentario