Moyano amenaza: suba de Ganancias o movilización

Edición Impresa

Hugo Moyano está ya organizando para el 15 de diciembre un acto en un estadio de fútbol que podría ser el de River Plate. Ese día quiere juntar no menos de 60.000 camioneros, para festejar el día del trabajador de su sindicato y convertir el evento en una especie de ultimátum al Gobierno: o para esa fecha se decide la suba del mínimo no imponible de Ganancias, o el titular de la CGT lanzará una movilización. Sería la primera contra el kirchnerismo, al menos con él mismo como organizador y mentor.

«Hasta acá se llegó», afirmó ayer Pablo Moyano, en diálogo con radio La Red y aclaró que una de las alternativas que se maneja es que «los trabajadores salgan a la calle» para reclamar. El sindicalista, quien insistió en que el gravamen sobre Ganancias es «un impuesto al trabajo», se quejó también porque «el Estado se queda con entre 12 mil y 15 mil pesos por año» por cada camionero. Asimismo, consideró «preocupante» que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, haya expresado su rechazo al proyecto que impulsa la CGT para repartir las utilidades empresarias con los empleados. «Es un reclamo desde hace tiempo de la CGT y es una cuenta pendiente que ha quedado del Gobierno de Cristina», agregó el secretario del Sindicato de Camioneros. Por su parte, Facundo Moyano, hijo menor del camionero, titular del gremio de trabajadores de peajes y diputado electo por el kirchnerismo, exigió el lunes que antes de diciembre el mínimo no imponible de Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia se lleve de los $ 7.998 mensuales actuales a no menos de $ 12 mil. Según los cálculos moyanistas, sólo en ese nivel los aumentos salariales de las últimas paritarias no serían neutralizados por el impuesto.

A pesar de este reclamo, el Gobierno no tiene en sus planes modificar el tributo para los trabajadores en relación de dependencia. No sólo no creen que se trate de un tema urgente, sino que se lo considera peligroso. Según la visión oficial, de subirse el mínimo en Ganancias, se liberaría más dinero en los empleados de empresas para influir sobre la demanda de dólares.

En cuanto a Hugo Moyano hoy a las 12 encabezará un acto en Neuquén junto al Sindicato del Petróleo y Gas Privado de esa provincia, de Río Negro y de La Pampa. Moyano calificó ayer al acto como «paradigmático», ya que ratificará y sentará precedente respecto del «derecho constitucional de los trabajadores de participar en las ganancias de las empresas», señaló el dirigente sindical.

Esto se suma al reclamo que hizo el lunes para lograr un incremento salarial del 30%. Se trata de los trabajadores de embotelladores de bebidas, donde el gremio de los Moyano talla fuerte. El 30% representa el alza que parte del sindicato ya le pidió a los embotelladores de Coca-Cola y que se repetirá cuando les toque el turno a Quilmes y a Pepsico, los otros dos grandes del mercado. El aumento superaría largamente el teórico 24% que en su momento Moyano negoció para su gremio en marzo pasado y que intentó sin éxito ser un punto de referencia para el resto. El promedio del año (aún no cerrado) se ubicó por encima del 26%. Para Moyano el reclamo del 30% ante los embotelladores responde a lo que sucedió durante 2011. Sin embargo, tradicionalmente en los últimos 7 años de paritarias, la cifra negociada implicó un incremento a cuenta de lo que luego se negocie al año siguiente. En esta oportunidad el sindicato de camioneros no está dispuesto a pasar la discusión a 2012 y exige la suba en noviembre.

Dejá tu comentario