Muere un ícono de los 90: GM ya no hará más el Hummer

Edición Impresa

Detroit - La muerte de un símbolo: ayer General Motors (GM) emitió oficialmente el certificado de defunción de su deportivo todoterreno Hummer, tras fracasar su venta a la automotriz china Tengzhong Heavy Industrial Machinery Co.

En un comunicado, John Smith, vicepresidente de GM, dijo estar «decepcionado de que el acuerdo con Tengzhong no haya podido completarse». Agregó que la empresa «trabajará ahora con los empleados, proveedores y concesionarios para cerrar el negocio de manera ordenada y responsable».

Tengzhong, que fabrica maquinaria industrial en Sechuán, anunció ayer que no logró que la burocracia china autorizara su oferta por la deficitaria marca Hummer. GM dijo que continuará cumpliendo con las garantías y entregando servicios y repuestos a las camionetas que están en circulación.

La marca Hummer se convirtió en sinónimo de «traga-nafta» en una época en que tanto los conservacionistas como los propios usuarios (por razones de economía) abogan por la desaparición de este tipo de vehículos.

La operación, que implicaba un desembolso por parte de los chinos de unos u$s 150 millones, venía demorada desde hace varios meses. Luego de casi un año de intentos vanos por vender la marca, GM había alcanzado un preacuerdo con la firma china en junio, pero desde entonces no se produjeron avances. «Desde entonces hemos considerado una serie de posibilidades para Hummer», reconoce el comunicado de Smith.

Ésta es la tercera vez que el gigante de Detroit fracasa en desprenderse de una marca deficitaria; la primera de ellas fue Saab, que luego de cesar en su producción finalmente fue traspasada a la holandesa Spyker; tampoco encontró interesados en su línea de grandes autos Pontiac, aunque en realidad nunca buscó venderla. En la actualidad, Hummer tiene a nivel global unos 500 concesionarios exclusivos.

Pensado como un todoterreno para uso militar, por razones difíciles de comprender, el Hummer se convirtió en el vehículo preferido de muchos «ricos y famosos», primero en Estados Unidos y luego en mercados tan distantes como los emiratos petroleros del Golfo y los nuevos millonarios de China.

Su nombre es una derivación del High Mobility Multipurpose Wheeled Vehicle (HMMWV, o «Humvee», como se lo conoce en el ámbito militar). Los modelos Hummer H2 y Hummer H3, en cambio, ya fueron diseñados pensando en el mercado civil. El vehículo fue desarrollado a fines de la década del 80 por la vieja (y ya desaparecida) American Motors, la creadora del Jeep (o «GP», por «general purpose», vehículo de propósitos generales). Su popularidad explotó con dos acontecimientos, ambos televisados en 1990 a todo el planeta: una travesía entre Londres y Pekín, y la primera Guerra del Golfo (la Operación Tormenta del Desierto). Fue entonces cuando American Motors decidió lanzar una versión «civil», atento a los numerosos pedidos no militares que le llegaban. En 2001, el Humvee militar fue descontinuado; ayer GM decretó el final de su versión de calle.

Habrá que ver -por caso- qué flota usarán el detective Horatio Caine y su equipo de «CSI Miami» para desplazarse por las calles y los manglares de la ciudad de la Florida persiguiendo criminales. Seguramente en la próxima temporada manejarán algún vehículo «fuel-efficient».

Sergio Dattilo

Dejá tu comentario