Mujica, aliviado: los sondeos confirman su favoritismo

Edición Impresa

• CONVOCÓ A LA OPOSICIÓN A NEGOCIAR POLÍTICAS DE ESTADO EN TEMAS CLAVE

Montevideo - El Frente Amplio (FA) recibió ayer la bocanada de aire fresco que más esperaba. Si bien sigue buscando en el tramo final de la campaña convencer a los indecisos para obtener la mayoría absoluta de los votos y no correr el riesgo de tener que competir en una segunda vuelta, una encuesta le brindó por primera vez un escenario tranquilizador en caso de que no pueda evitar ese escenario.

Según un sondeo del Grupo Radar, efectuado entre el 10 y el 18 de octubre y que, por tanto, no contempla el efecto del abrazo público entre José Mujica y el popular presidente Tabaré Vázquez, el candidato de la izquierda registra una intención de voto del 44,7%.

Primero dos malas noticias: el dato no augura un triunfo en primera vuelta, aunque esto tampoco puede descartarse habida cuenta de que hay aún un 7,4% de indecisos; además, es inferior al 48,5% necesario para garantizar que la coalición de centroizquierda retenga su actual mayoría en el Congreso.

Dicho esto, comienzan los motivos para que en el Frente sonrían. El sondeo muestra una abrupta caída del hombre que puede pelearle el poder a Mujica, el «blanco» Luis Lacalle, quien cosecharía un apoyo del 28,7% contra 34% de la encuesta anterior. El presidenciable colorado, Pedro Bordaberry (eventual aliado de Lacalle en una segunda vuelta), repunta, por su parte, tres puntos hasta un 13,9%.

Pero lo más importante es lo que el estudio señala de cara a una segunda vuelta. En ella, el ex tupamaro Mujica cosecharía un 47% de los votos, muy cerca de la ansiada mayoría, contra 41% de su rival.

Así, el oficialismo parece recuperar los apoyos perdidos luego de la publicación del libro «Pepe. Coloquios», en el que, entre otras cuestiones polémicas, criticaba abiertamente a la Argentina.

Perspectiva

«Con este escenario, lo más probable parece ser que José Mujica sea el próximo presidente de los uruguayos», adelantó el director de Radar, Alain Mizrahi.

Anoche se conocieron otros dos sondeos, confluentes con en mencionado. Según la firma Factum, el Frente Amplio obtendría un 46% de los votos, el Partido Nacional un 29% y el Partido Colorado un 13%. En tanto, Equipos Mori estableció que Mujica llegaría al 45,5%, Lacalle al 27% y Bordaberry al 14,3%. Ambos estudios arrojan un nivel de indecisión similar al de Grupo Radar.

La empresa Cifra prefirió proyectar su 7% de indecisos, lo que lleva al FA al umbral del triunfo este mismo domingo: el 49%, contra el 32% del Partido Nacional y el 14% del Colorado.

Así, renovado, el oficialismo intensifica sus esfuerzos para lograr un triunfo en primera vuelta e impedir el temido ballottage del 29 de noviembre o, al menos, para acercarse lo más posible a la mayoría. Es así que Mujica y su compañero de fórmula, el moderado ex ministro de Economía Danilo Astori, lanzaron ayer su última carta fuerte para convencer a los indecisos: un acuerdo de largo plazo entre fuerzas políticas, empresarios y sindicatos.

«En el próximo período, el Frente Amplio buscará acuerdos con los otros partidos, para que la acción del Gobierno en algunos grandes temas nacionales sea decidida en conjunto y, por tanto, tenga carácter de política de Estado», indicó el ex ministro de Agricultura, acompañado por Astori y los principales dirigentes de la coalición. «Estos temas son: la educación, la preservación del medio ambiente, la política energética y la seguridad pública», explicó Mujica, el único de los presentes que se dirigió a los medios.

De todos

«Esto es como decir que en estos cuatro puntos vamos a gobernar juntos y que todo el mundo lo sepa. En lo demás, yo soy Gobierno y vos oposición. Y a la hora de juzgar a un Gobierno, no tengan en cuenta lo hecho o no hecho en estos temas, porque esto no es mío, esto es de todos», expresó el candidato tratando una vez más de dar por tierra con la desconfianza que su figura genera entre muchos votantes de centro.

Pero su propuesta no cayó bien en la oposición, que la tachó de maniobra electoral.

Bordaberry afirmó que «el Frente sabe que no está llegando en la elección y entonces está tratando de conseguir algún voto más».

En tanto, el diputado Pablo Abdala, del Partido Nacional, dijo que «es una reacción de efecto retardado porque el doctor Lacalle viene proponiendo un gran acuerdo incluso antes de las internas». El Gobierno del Frente Amplio, continuó, «lejos de tender puentes, gobernó para una mitad del país en detrimento de la otra, y Mujica podría agudizar las aristas más negativas de esta administración».

Dejá tu comentario