No todo es metal

Edición Impresa

Tras una seguidilla de entuertos con el sector industrial, el presidente Macri abandonó su veta populista y se avino a escuchar a los fabricantes de acero y aluminio. Así por espacio de unos minutos conversó telefónicamente el viernes con "el Donald" sobre la próxima reunión de la Cumbre de las Américas, deslizando su preocupación por el incremento tarifario al acero y al aluminio, a lo que el yanqui se habría "comprometido a evaluar el pedido de exención". Usamos el potencial porque no sabemos de ningún caso en que Trump se haya comprometido a nada vía telefónica, porque no tenemos la versión norteamericana de la conversación, porque no sería la primera vez que el Gobierno arguye información parcial o falaz en torno de Trump, y porque el ejecutivo norteamericano dijo que iba a instrumentar un único sistema de reclamo de exenciones -en el que el Presidente no participa- y que aún no entró en vigencia. Sumamos a esto algunos errores de la diplomacia local: el primero es no haber arrancado felicitando a Trump por la "perla" que es la reunión con el líder de Corea del Norte; el segundo es insistir con la idea de que la Argentina quede en esta cuestión como país "neutral" cuando Trump declaró explícitamente que sólo los países "amigos" serían condonados; el tercero es no haber previsto la suba de tarifas, una de las 100 promesas electorales de Trump -disparada por el entente en las discusiones del NAFTA y cuestiones políticas que comentamos el lunes en la página central del diario-. El cuándo tal vez no era previsible, pero el "qué" era indubitable, al punto que desde el año pasado Aluar venía solicitando al Departamento de Comercio norteamericano quedar exceptuada de cualquier medida adversa que surgiera de la investigación sobre los impactos en la seguridad nacional de la importación de aluminio. No olvidemos en todo esto el pésimo antecedente de la suba de las tarifas norteamericanas al biodiésel. Se entiende así el sin cambios que tuvieron el viernes las acciones de Aluar, el +0.69% de Siderar (frente aun Merval que subió 1.1% a 33182.6 puntos) y el 3.02% de Tenaris. Por suerte en Bolsa no todo es metal y de la mano del Grupo Galicia (3.64%), Transener (3.11%) y el Grupo Supervielle (3.1%) se negociaron acciones por $843.9 millones (max. desde el 28 de febrero) repartidas en 48 alzas, 11 sin cambios y 35 bajas. La más operada: Pampa Energía (1.46%) con $85.8 millones.

Dejá tu comentario