Nordeste apura plan para prevenir impacto de lluvias de El Niño

Edición Impresa

 En medio de la campaña electoral con vistas a los comicios del próximo domingo 25, los gobernadores -con epicentro en el Nordeste- aceleran estrategias de prevención y mitigación de potenciales daños para hacer frente al fenómeno metereológico de El Niño, que derivará en abundantes precipitaciones entre este mes y diciembre, con extensión hacia el primer trimestre de 2016.

Se trata de una problématica -con el consiguiente riesgo de inundaciones- que involucra tanto a mandatarios salientes como a los entrantes tras el recambio de poder del próximo 10 de diciembre, por lo cual en algunos distritos el diseño de las medidas incluye la participación de técnicos de los Ejecutivos electos.

Una de las regiones más activas en este materia es el Nordeste, blanco directo de este fenómeno -es el cuarto más fuerte de los últimos 50 años- y que se prevé será centro de descarga de las precipitaciones, según los pronósticos de los servicios meteorológicos de la Argentina y Brasil.

El Niño genera lluvias superiores a las normales y se origina ante un calentamiento mayor al habitual de las aguas del océano Pacífico a la altura ecuatorial, lo que provoca la evaporación de agua y abundante nubosidad,

La atmósfera comienza entonces a comportarse de manera distina, con impacto diferencial según la zona del planeta.

Veamos algunas postales que muestran las provincias en materia de estrategias para hacer frente al fenómeno:

En Chaco, el mandatario justicialista Jorge Capitanich encabezó el pasado viernes la reunión del Comité de Emergencia Hídrica para coordinar acciones de prevención, en el marco de la firma de un decreto que declara la emergencia hídrica y que centraliza la tarea en el Ministerio de Gobierno.

Capitanich recordó además que ya se firmó un convenio con la Facultad de Ingeniería para analizar las características de los desagües pluviales, su grado de evolución y las estaciones de bombeo.

En paralelo, se trabaja en la georrefencialización de escuelas para determinar posibles centros de evacuación, y de centros de salud y hospitales, para determinar ubicación y cercanía de los establecimientos educativos. Además se releva la cantidad de familias en riesgo, lo mismo que productores y animales, para prever mecanismos de traslado.

Al comité en cuestión ingresará un representante del equipo del gobernador electo, el justicialista Domingo Peppo.

En Santa Fe, en tanto, el mandatario socialista Antonio Bonfatti también selló el "Estado de Emergencia Hídrica" en la provincia y la creación del Comité Operativo Interministerial, y destinó $ 28 millones para tomar medidas de prevención.

En paralelo, decretó la conformación del Comité de Cuencas Lagunas Las Encadenadas y del de Cuencas del Río Carcarañá, que "ayudarán a resolver los problemas interjurisdiccionales".

Las eventuales contingencias producto del fenómeno de El Niño fueron evaluadas también en las últimas horas en el Senado santafesino, en el marco del Comité Operativo Interministerial convocado por Bonfatti.

"El Gobierno provincial está atento ante eventuales contingencias: previene y responde, no improvisa", enfatizó el vicegobernador Jorge Henn, en un encuentro al que asistieron senadores provinciales y el secretario de Protección Civil local, Marcos Escajadillo.

Allí Escajadillo trazó un panorama a partir de informes emitidos por la Organización Meteorológica Mundial y el Servicio Meteorológico Nacional, que "estiman un escenario de lluvias superiores a lo normal para el trimestre de octubre, noviembre y diciembre" en la región.

"Se está realizando un importante trabajo en terreno acompañando a los intendentes y presidentes comunales, coordinando acciones; además se destinaron fondos para la contratación de maquinaria pesada, movimiento de suelo y compra de alcantarillas para poder minimizar las secuelas del fenómeno de El Niño", precisó.

En Entre Ríos, asimismo, el gobernador justicialista Sergio Urribarri reunió a su equipo de Gobierno, Hidráulica y Vialidad, junto a representantes de la Policía, la Prefectura y el Instituto Nacional del Agua, para coordinar acciones y obras de prevención.

"Nuestra prioridad es salvaguardar a las personas, y con ese objetivo comenzamos a avanzar en una estrategia de prevención para que el trabajo le gane al tiempo; no queremos generar pánico, sino actuar con las responsabilidad y la seriedad que corresponde frente a este tipo de pronósticos", afirmó el mandatario, en un distrito que cuenta con 7.700 cursos de agua en todo su territorio.

Por eso la mirada está puesta en potenciales crecidas de los ríos Paraná y Uruguay o de cursos de agua interiores importantes, como el Gualeguay y el Gualeguaychú.

Dejá tu comentario